LEBRIJA

Discapacitados psíquicos, a la vanguardia agrícola con la stevia

Cultivan unas tierras con este edulcorante en Lebrija y sus supervisores dicen que «lo hacen mejor que nosotros y son más constantes»

Trabajadores discapacitados de Lebrija preparan la planta de stevia
Trabajadores discapacitados de Lebrija preparan la planta de stevia - A.H.
ALEJANDRO HERNÁNDEZ Lebrija - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

Manteniendo la línea innovadora que se sigue en la agricultura lebrijana desde hace décadas, unos agricultores muy especiales se han colocado en la primera línea de la vanguardia de esa innovación. Se trata de los trabajadores del Centro Especial de Empleo de la Asociación Juan Díaz de Solís (Ajudisle), que atiende a personas con discapacidad psíquica. El centro da trabajo a un monitor y a seis usuarios de la asociación de los que uno tiene un 40 por ciento de discapacidad y el resto un 60 por ciento.

El equipo es el responsable de los cultivos que se llevan a cabo en una parcela de 12 hectáreas, cedida por el Ayuntamiento de Lebrija, y en donde se han sembrado bajo plástico, en invernadero, los únicos 2.000 metros cuadrados de stevia que existen en las cerca de 15.000 hectáreas de todo el Sector B-XII de las marismas del Bajo Guadalquivir.

La stevia es una planta arbustiva de la que se extrae un poderoso edulcorante natural sustitutivo del azúcar y que muchos en Lebrija comienzan a ver como el cultivo que puede llegar a relevar a la remolacha, producción que junto con el algodón ha sido el motor económico de la comarca durante los últimos 50 años. Las reformas de la Política Agraria Común (PAC) de la Unión Europea han provocado el paulatino abandono del cultivo de la remolacha, que a pesar de todo en esta campaña ha ocupado 2.500 hectáreas de las 30.000 cultivables del término municipal de Lebrija.

Con esta situación y ante las perspectivas de futuro que pueden dejar a la remolacha como un cultivo testimonial, la stevia se presenta como una alternativa viable por la que ha apostado el Centro Especial de Empleo de Ajudisle y que apoya el grupo empresarial Algosur, que aprovecha la experiencia en el centro a modo de laboratorio para la posterior extensión del cultivo.

«Es una producción ecológica que no lleva abono, solo un fertilizante natural, y en la que todo su proceso es totalmente manual», explica a ABC Provincia el monitor del centro de empleo, Francisco Melero, «lo que da mucho trabajo a los usuarios, que es precisamente lo que buscamos para que se sientan realizados como trabajadores y como personas». Los seis trabajadores especiales cuentan con contrato laboral y cobran mensualmente el sueldo mínimo interprofesional; trabajan desde las ocho de la mañana a las tres de la tarde.

El gerente de Ajudisle, Francisco Galán, aclara que «una parcela para siete sueldos [los seis trabajadores más el monitor] no es suficiente, por eso necesitamos las ayudas públicas que pagan las cuotas de la Seguridad Social y el 50 por ciento del salario».

Los trabajadores del centro especial de empleo llevan a cabo todas las labores agrícolas, «incluso montan y desmontan el riego», señala Melero, «y lo hacen mejor que nosotros, porque son más constantes y le ponen más interés al hacer algo y para aprender».

En estos días se está recolectando la primera cosecha de stevia de las 12.000 plantas sembradas, que después de ser cortadas, limpiadas y ripiadas, pasan al secadero para más tarde ser despojadas de sus hojas que serán envasadas y comercializadas principalmente en el norte de Europa.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios