SIERRA NORTE

Constantina suma nueva ginebras y anisados a sus famosos aguardientes

Jaime García es la tercera generación familiar de Destilerías de Constantina S.L.

El constantinenese Jaime García en su destilería
El constantinenese Jaime García en su destilería - G.J.L.
GUADALUPE JIMÉNEZ LEIRA - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

La Sierra Norte ha sido una tierra de gran producción aguardentera que alcanzó su máximo apogeo en la primera mitad del siglo XX. Cazalla y Constantina fueron los municipios en los que se registraron un mayor número de fábricas y hoy en día son los dos únicos pueblos serranos que continúan con esa tradición.

Destilerías de Constantina S.L. es una de las dos fábricas que se mantienen en este municipio. Se asienta sobre la antigua fábrica de «Anís Belmonte» y «Anís Girasol» que data de 1890. A la cabeza de Destilerías de Constantina se encuentra un joven emprendedor, Jaime García, que con este negocio quiere continuar la tradición familiar. «Quiero conservar lo que hacía mi padre y mi abuelo y una tradición que en Constantina tiene más de 400 años», comenta Jaime Garcia a ABC Provincia.

José García González, el abuelo de Jaime, trabajaba de gerente para un fábrica que comercializaba el anís «La Gitana», pero en 1961 decidió independizarse y fundó «Anís la Violetera». Allí también trabajó su padre y el propio Jaime desde 2012, aunque a principios de 2015 inició su propio camino y fundó Destilerías de Constantina S.L. Anís, en sus tres variantes de dulce, seco y semidulce, crema de guindas y ginebra son los tres productos principales que en la actualidad produce Destilerías de Constantina S.L.

En esta fábrica se sigue produciendo los licores con el mismo método tradicional que se utilizaba antiguamente. Utilizan caldera de cobre, leña de encina y en el caso de la guinda en la misma fábrica se hace el desrabe. «Toda la guinda que utilizamos procede de Constantina, y cuando no es posible porque las condiciones meteorológicas hacen que la producción sea menor, la traemos de otros municipios de la Sierra Norte.

En la fábrica pesamos la guinda, le quitamos el rabo y después se mete a macerar en un preparado de anises. Este proceso de maceración puede durar más de un año», señala Jaime García. «Al no ser una fábrica muy grande nos podemos permitir cuidar la calidad al máximo», añade.

Una bebida exótica

El producto estrella de la fábrica es en la actualidad su «Ginebra Exótica 1890». El anís es un producto muy estacional que «se vende depende del frío que haga» y que está más vinculado a personas mayores. «La gente joven no bebe anís», comenta, «sí bebe guinda, aunque es un consumo más ligado a nuestra comarca», señala Jaime.

Con el objetivo de que la fábrica fuese rentable y a la misma vez seguir elaborando anisados, Jaime García ha creado este nuevo licor. «Es una ginebra diferente, con sabor mora y un toque de canela, que recuerda a los sabores andaluces», señala.

Esta nueva ginebra ha tenido una gran acogida y en apenas dos años se ha convertido en el gran sustento de esta fábrica. «La ginebra nos ayuda a mantener la tradición de los anisados», señala el constantinero a ABC Provincia.

En la actualidad la fábrica da empleo a 6 personas y factura unos 600.000 euros anuales. La venta de la ginebra supone el 75% de las ventas totales de Destilerías de Constantina S.L. En segundo lugar se sitúa la guinda «1890 sublime».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios