LA RODA DE ANDALUCÍA

Carpinteros de La Roda convierten un pequeño taller en una fábrica puntera

La Rodense convierte cada año en muebles más de 30.000 tableros, gracias al diseño 3D y su inversión en tecnología. Planean aumentar sus instalaciones por el gran volumen de pedidos

Los trabajadores de La Rodense transforman más de 30.000 tablones al ño que se venden en toda España
Los trabajadores de La Rodense transforman más de 30.000 tablones al ño que se venden en toda España - B.M.
BORJA MORENO La Roda De Andalucía - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

Es difícil cruzarse con algún vecino de La Roda de Andalucía que no sepa dar las indicaciones precisas para llegar a La Rodense. La fábrica de muebles, que lleva el título de su pueblo por nombre, fue la segunda en instalarse en uno de los polígonos industriales más veteranos de toda Andalucía, el de Santa Ana, allá por 1984.

Lo que comenzó como un proyecto común entre siete carpinteros de la localidad que querían montar su propia fábrica, se ha convertido en la actualidad en una empresa puntera que vende muebles a mayoristas y tiendas de toda España, y que tiene una facturación anual que supera el millón y medio de euros.

La Rodense -que nunca abandonó su emplazamiento original- ha sido modernizada y mejorada por los hijos y los sobrinos de aquellos primeros emprendedores. «Hemos recogido el legado de nuestros padres y lo seguimos cuidando. Se han cambiado muchas cosas pero mantenemos su filosofía de ir haciendo las cosas paso a paso, sin retroceder», explica Francisco José Pérez, gerente de la fábrica.

Ejemplo de superación

Francisco José es hijo de uno de los fundadores de aquella primera Maderera Rodense, y uno de los tres socios que siguen al frente del negocio. Explica cómo durante estos 32 años se pueden dividir en tres las principales fases por la que ha pasado la empresa. «Primero se unió un grupo de carpinteros de La Roda que decidieron montar su propio negocio y empezaron a prosperar».

Una de las cualidades que siempre se ha mantenido en esta empresa local, y que en poco tiempo sirvió de ejemplo para otros vecinos, ha sido la de cambiar con los nuevos tiempos. De esta forma en la segunda etapa, entre 1996 y 1998 comenzaron los cambios en el sector productivo con la compra de maquinaria para trabajar en línea de forma industrial. «Los procesos productivos dejaron de ser tan manuales y seguimos creciendo», reconoce Francisco José.

Por último, hace una década llegaría el último cambio importante con una fuerte inversión por parte de los socios para innovar y desarrollar diferentes avances tecnológicos. Modernas máquinas de corte, seccionadoras, acanteadoras para embellecer los tableros de madera, zona de mecanizado para programar los taladros y las zonas del montaje y embalado. «Aquí realizamos toda la transformación del mueble a partir de los tableros de conglomerado», explica el gerente.

El consistorio ha incluido recientemente a La Rodense en los sextos premios para celebrar el día de La Roda por su importante contribución en la creación del tejido industrial de la localidad y su estímulo al empleo. La fábrica, que cuenta en la actualidad con unos 16 trabajadores, consigue alcanzar hasta los 25 en picos de gran volumen de trabajo.

Sus muebles son un claro ejemplo de cómo un pequeño negocio local y familiar, lejos de las grandes marcas escandinavas, ha conseguido convertirse y mantenerse como un referente a nivel nacional. De los 1.000 metros cuadrados de sus instalaciones, los 400 dedicados a almacenaje están casi siempre ocupados por miles de tablones de todo tipo. De los 600 destinados a la producción «cada vez se están quedando más pequeños para el volumen de trabajo que podemos permitirnos», destaca Francisco.

Con vistas a un posible aumento de la superficie de trabajo a medio plazo, el gerente de la fábrica reconoce que gracias a la modernización y a las nuevas tecnologías «hemos podido capear los años más duros de la crisis». En su oficina recrea en 3D las vistas de habitaciones de la casa para poder diseñar con la medida adecuada los muebles que entrarán en la cadena de trabajo como si fueran reales.

«En la última década hemos creado más de 600 diseños propios. Algunos también los hemos modernizado». Enormes pilas de tableros de 2,44 por 2,10 metros atestan su almancen, por el que pasan más de 30.000 de estas piezas al año. Una vez allí, los rodenses lo transformarán en muebles económicos que llevan el nombre de su pueblo por toda España.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios