Cádiz Provincia

El acusado de embestir y atropellar hasta seis veces a un vecino de Marchena dice que «iba ciego perdido»

Repite una y otra vez en su declaración que apenas recuerda nada de cómo acabó con la vida de la víctima

Juicio al acusado de atropellar mortalmente a un vecino de Marchena
Juicio al acusado de atropellar mortalmente a un vecino de Marchena - J. M. SERRANO

Adán L. G., de 19 años, se enfrenta desde este lunes a una acusación de 17 años de cárcel que formula la Fiscalía por un delito de asesinato al haber embestido y atropellado hasta en seis ocasiones a un vecino de Marchena el pasado 1 de febrero de 2015. La vista oral que se celebra con jurado popular arrancaba esta mañana en la Audiencia Provincial con los informes previos y la declaración del acusado. Después ha continuado con los testimonios de varios vecinos que presenciaron los hechos aquella noche.

El joven, que está en prisión preventiva desde que fue detenido y puesto a disposición judicial, ha reiterado una y otra vez a las preguntas de la fiscal que se acuerda sólo de fragmentos de lo ocurrido porque «iba ciego y había fumado muchos porros». Si bien, el Ministerio Público ha entregado al tribunal copia de la declaración que realizó en instrucción como prueba de algunas de las contradicciones en la que estaba cayendo ya que entonces sí dio algunos detalles.

«Pido perdón porque yo no quería matar a nadie. Mi familia sabe que tengo corazón para no hacer algo así». El Ministerio Fiscal sostiene que cerca de la medianoche del 1 de febrero estalló una discusión entre el acusado y la víctima, Francisco Javier Duque, casado y con dos hijos. Aunque Adán L. G. no ha aclarado el motivo de la pelea, un testigo le escuchó cómo le decía a la víctima que si no le daba el dinero «lo iba a matar».

En un momento dado, Francisco Javier quiso abandonar la zona y cuando se dirigía hacia unas escaleras que comunican dos calles del municipio, el acusado cogió el vehículo que había tomado prestado esa noche a su madre -«sin su consentimiento porque no me lo dejaba», ha afirmado-, se subió a la acera y embistió a Francisco Javier, quien pudo seguir caminando porque no fue un golpe fuerte. A continuación se inició una persecución por varias calles en las que volvió a embestir a la víctima en cinco ocasiones más y tras caer al suelo en la última, le pasó por encima con el vehículo.

Muerto en el acto

Francisco Javier moría al instante por un traumatismo en la zona torácica severo. Adán ha insistido una y otra vez que no recuerda bien lo que ocurrió, que sólo cuando vio que la víctima caía al suelo se asustó y salió huyendo. «Me escondí en un barranco de la Puebla de Cazalla y al día siguiente cuando iba a entregarme a la Guardia Civil, pasé por casa de un amigo y allí me encontraron y me detuvieron».

El fiscal y la acusación particular defienden en sus escritos que el acusado aprovechó que Francisco Javier estaba tirado en el suelo abatido para arrollarlo «de manera brutal». El abogado de la familia del fallecido va más allá y añade un elemento más en el relato, que el procesado dio marcha atrás y hacia delante para rematar al finado.

Estado mental, la otra clave

Para su abogado, que pide una pena por homicidio imprudente, su cliente sufrió un «arrebato del delirio que padece». En su interrogatorio se ha centrado en sus antecedentes de tratamiento por enfermedad mental y la prescripción de medicamentos para controlar los brotes psicóticos. Sostiene que a pesar del diagnóstico, el joven no tomaba las pastillas o las combinaba con el alcohol. «Aquí tenemos un ejemplo más de los problemas que tienen las familias para atender a los enfermos mentales».

El Ministerio Público reconoce que el acusado tenía sus capacidades cognoscitivas moderadamente afectadas por lo que pide la aplicación de una atenuante por alteración psíquica.

La acusación particular, en su informe previo, ha pedido que los hechos no se consideren como un accidente más: «Que no me digan que esto no es un asesinato», ha afirmado el letrado de la familia de la víctima.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios