SIERRA NORTE

Aceite de rosas de Constantina para eliminar las estrías

África Castañeda y su hija aprovechan las plantas de la Sierra Norte sevillana para hacer cosmética natural de gran calidad

Madre e hija muestran sus jabones naturales en la Feria Medieval de Alanís
Madre e hija muestran sus jabones naturales en la Feria Medieval de Alanís - A.C.
AMPARO CORNELLO LÓPEZ-CEPERO Constantina - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

Manzanilla para calmar las irritaciones, aceite de las rosas para eliminar las estrías, lavanda para aliviar los picores o zanahoria para mantener la piel hidratada. Estos son solo algunos de los beneficios que plantas y hierbas que se pueden encontrar en la Sierra Norte de Sevilla pueden producir en nuestro cuerpo. Desde hace quince años África Castañeda lleva investigando estas propiedades y desde hace seis elabora jabones 100% naturales.

«Nuestro objetivo es seguir con las tradiciones, estamos hartos de que todo lo de fuera tenga valor y no lo de aquí, por ejemplo, cuando viajas a Marsella lo típico es comprar jabón y la gente no sabe que aquí se puede hacer el mismo producto con las mismas propiedades», explica África Castañeda a ABC Provincia.

Comenzó a interesarse por las propiedades de las plantas que le rodeaban cuando se encontró una mancha de psoriasis y le dieron hipérico, una planta conocida en la zona, que hizo que la mancha disminuyera. A partir de ahí preguntaba a su abuelo y a las personas mayores del pueblo, comenzó a investigar y a leer sobre estos temas. «Desde entonces siempre he buscado un remedio natural antes de tomarme ninguna pastilla, porque hay veces que no hay necesidad», explica.

Las bases de todos estos jabones son el aceite de oliva y la miel. «El proceso de elaboración es secreto», comenta África entre risas, aunque asegura que el proceso es tan artesanal que ni siquiera usan sosa, ingrediente que hace cuajar el jabón. «Todo lo hacemos a ojo, la mezcla debe tener una temperatura exacta, pero no hacemos mediciones de ningún tipo», comenta.

Cada jabón tiene unas propiedades diferentes atendiendo a las hierbas, especies, aceites esenciales o raíces con los que se mezcle. «Lo único que tenemos que tener cuidado es de saber mezclar las plantas porque algunas combinaciones pueden resultar peligrosas», apunta.

En este caso no se trata de comprar una bolsa de hierbas y echarla sobre la base del jabón, sino que hay que salir al campo a recolectarlas. Es habitual encontrarse a África con su hija y su perra por los senderos de Constantina recogiendo hipérico, lavanda, tomillo, poleo, eucalipto, romero o menta, entre otras muchas plantas más. «No tenemos coche, así que lo que podemos acarrear es lo que cogemos», explica, y asegura que «alguna gente piensa que los que vamos a buscar hierbas al campo estamos locos y nos miran raro por lo que hacemos». Muchas de estas plantas apenas duran unos días y por ello es necesario salir al campo a diario para ver en qué estado están.

Lo que diferencia estos jabones de otros que dicen ser naturales son los ingredientes puros y la mayoría de ellos autóctonos. «Otra de las cualidades de estos jabones es que realmente tienen las propiedades y beneficios de las plantas, aunque eso sí, hay que aplicarlos con constancia», explica.

Las dos Áfricas, madre e hija, junto a la abuela y una tía de la pequeña elaboran también bolsas medicinales contra el dolor y el estrés, pulseras, coronas de flores, sales de baño, aceites esenciales, tiñen telas y papel con las plantas e incluso hacen cestos y sonajeros de mimbre.

Por ahora solo venden sus productos en su casa, aunque se están dando a conocer gracias al boca a boca, su página de Facebook «Artessandas de Constantina» y participando en ferias.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios