BAHÍA DE CÁDIZIberdrola y Navantia acercan posturas ante un nuevo contrato eólico-marino

La compañía eléctrica promueve otro complejo offshore en el Reino Unido y necesita infraestructura para antes de 2018

La logística se contratará en 2016, mientras que la obra arrancará en 2017 y la inauguración será en 2019

JAVIER RODRÍGUEZCádiz - 27/10/2015 a las 04:10:04h. - Act. a las 04:10:04h.Guardado en: Cádiz Provincia

Iberdrola y Navantia están acercando posturas ante la posibilidad de un nuevo contrato eólico-marino, esta vez en el Reino Unido. Navantia ha encontrado en el negocio offshore una alternativa de futuro que puede ser complementaria a la construcción naval. No ha sido fácil llegar hasta aquí. La compañía pública ha logrado en los últimos cinco años diversificar su producción para ofrecer una nueva cartera de servicios relacionada con las energías renovables.

La construcción tanto de plataformas eólicas como de grandes estructuras para subestaciones eléctricas ha abierto la puerta de los astilleros españoles a un negocio emergente que tiene su principal radio de acción en Alemania, Reino Unido y en los países nórdicos. La primera oportunidad en favor de Navantia ha venido de la mano de Iberdrola, que firmó un contrato a finales de 2014 para que la empresa naval construyera en sus astilleros parte de la infraestructura necesaria para el parque eólico marino 'Wikinger', que se desarrolla en aguas alemanas del Mar Báltico.

La compañía eléctrica promueve otro complejo offshore en el Reino Unido

Este acuerdo ha permitido a la factoría de Puerto Real asumir la construcción de la plataforma que albergará la subestación eléctrica del citado parque. El contrato de la compañía eléctrica ha tenido además una segunda parte que ha beneficiado directamente al astillero gallego de Fene, que se encarga de la construcción de los 29 'jackets' donde irán anclados los aerogeneradores. Ambos encargos suponen una inversión de 160 millones de euros y una carga de trabajo hasta la primavera de 2016 para más de un millar de personas.

La relación entre Iberdrola y Navantia en materia offshore puede tener ahora continuidad con la adjudicación de un nuevo contrato. La compañía eléctrica obtuvo en junio de 2014 el permiso para explotar en aguas inglesas del Mar del Norte uno de los complejos eólico-marinos más grandes del mundo. Se trata del ‘East Anglia One’, que entrará en funcionamiento en 2019. Iberdrola desarrolla este proyecto al 50% con la compañía sueca Vattenfall.

El parque inglés necesita de una amplia infraestructura para su puesta en marcha. De hecho, Iberdrola adjudicó el pasado junio a la alemana Siemens el contrato para el suministro de 102 aerogeneradores. Más de la mitad de los componentes y servicios serán fabricados en el Reino Unido. Como parte del acuerdo, Siemens utilizará las nuevas instalaciones en Hull (Inglaterra) para la fabricación de las palas de las turbinas.

El trámite para reunir la logística sigue adelante y ahora toca el turno para contratar tanto los 'jackets' como las plataformas que albergarán las subestaciones eléctricas. Navantia juega aquí un papel clave. La empresa naval española tiene que presentar una oferta competitiva para adjudicarse este nuevo contrato.

La eléctrica tiene a la constructora naval como uno de sus proveedores oficiales en renovables

El complejo eólico marino de 'East Anglia One' supondrá la instalación de un total de 240 aerogeneradores de última generación en un área de 300 kilómetros cuadrados. Además, implica la puesta en marcha de cinco subestaciones, que recogerán y distribuirán la energía de los citados aerogeneradores. El parque contará también con cuatro grandes líneas submarinas de 73 kilómetros de longitud, que trasladarán la electricidad a tierra, y una nueva subestación cerca de la costa (adyacente a una ya existente y denominada Bramford), cuya misión será conectar el parque con la red nacional.

Este proyecto energético, que será capaz de atender el suministro eléctrico anual de alrededor de 820.000 hogares, permitirá la creación de unos 2.700 empleos durante el periodo de construcción, 1.600 de ellos en la zona de East Anglia. La compañía eléctrica tiene previsto que las obras comiencen en 2017, que los primeros trabajos en alta mar se lleven a cabo en 2018 y que la instalación comience a generar energía eléctrica en 2019.

Iberdrola considera a Navantia uno de sus proveedores oficiales en materia de renovables. La calidad del trabajo que desarrolla con el proyecto 'Wikinger' en Puerto Real y Fene, así como la seguridad en el cumplimiento de los plazos de entrega, avalan a los astilleros españoles como firmes candidatos para lograr un contrato en el proyecto el 'East Anglia One'.

Iberdrola ha dedicado más de tres años a planificar los detalles de este complejo eólico y ha identificado la energía eólica marina como una de las bases de su crecimiento futuro. La eléctrica persigue liderar el desarrollo de esta tecnología. El parque offshore de 'East Anglia One' prevé una potencia de 1.200 megavatios.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios