La nueva fábrica del Grupo Ybarra Alimentación en Dos Hermanas estaría operativa en diciembre
La nueva fábrica del Grupo Ybarra Alimentación en Dos Hermanas estaría operativa en diciembre - JUAN FLORES
ECONOMÍA

Ybarra trabaja «a pulmón» para abrir en diciembre su nueva fábrica en Dos Hermanas

La marca aceitera espera ayudas de la Junta para la construcción de su planta, que cuenta con una inversión de 40 millones

Dos HermanasActualizado:

En circunstancias normales, la construcción de una nueva fábrica como la que el Grupo Ybarra Alimentación está levantando en Dos Hermanas podría durar unos tres años, aunque la exhaustiva planificación realizada por la marca aceitera –a base de estructurar las obras por paquetes y lotes diferentes y contar con una agilización de los trámites burocráticos por parte de las administraciones competentes– va a permitir acortar los trabajos a sólo un año, para que la planta pueda estar operativa el próximo mes de diciembre.

Así lo han explicado este lunes los responsables de la compañía durante una visita realizada a la planta en obras, justo cuando se cumple un año del devastador incendio que un 16 de julio de 2016 calcinaba casi en su totalidad su fábrica, situada en la carretera de Isla Menor. Ello va a ser posible, según ha destacado el presidente del grupo, Antonio Gallego, gracias al «enorme esfuerzo» realizado en este último año por parte de las familias Ybarra y Gallego, las autoridades, trabajadores (con unos 80 empleados repartidos por el resto de fábricas) y los propios consumidores. «El incendio fue muy duro, ya ha pasado. Al día siguiente ya se estaba trabajando en la planta nueva», ha recordado el presidente de Ybarra sobre el fatal fuego.

Y es que, en lo que hace tan solo unos meses era un campo, hoy ya se levantan las estructuras que formarán parte de la nueva fábrica, que será casi el doble de grande que la anterior, con 35.000 metros cuadrados de superficie construida en una parcela (cedida por el Ayuntamiento nazareno tras la permuta por los suelos de la anterior fábrica) de unos 98.000 metros, que van a suponer una inversión próxima a los 40 millones de euros.

En este sentido, los responsables de Ybarra han detallado que la inversión es, por el momento, completamente privada aunque esperan que en los próximos meses se pueda llegar a algún tipo de entendimiento con las administraciones públicas para que «echen una mano». «Ayuda cero, se está haciendo a pulmón», ha confirmado Gallego. «No comprendemos que una industria como esta que ha permanecido en Andalucía y que va a generar trabajo, no logre alcanzar ninguna ayuda», ha añadido por su parte el director general, Francisco Viguera, quien ha confirmado que están «en contacto» con la Junta de Andalucía para tener algún tipo de ayuda y que existe «buena predisposición».

Estado actual de los trabajos de construcción de la nueva fábrica del Grupo Ybarra
Estado actual de los trabajos de construcción de la nueva fábrica del Grupo Ybarra- ABC

La compañía ha recordado, sin embargo, que sí hubo ayuda por parte del Ayuntamiento de Dos Hermanas, a través de la permuta de suelos que se realizó, y del propio Gobierno de la Nación, con la exención de las cuotas a la Seguridad Social de los trabajadores que fueron incluidos en un expediente de regulación de empleo temporal (ERTE). La compañía ha confirmado, además, que la totalidad de la plantilla se incorporará a la nueva fábrica.

Seguridad alimentaria

Estas nuevas instalaciones permitirán a la empresa aumentar su capacidad de producción en un 35 por ciento, con la puesta en marcha de hasta 15 líneas de envasado, un centro de I+D+I y un almacén logístico hasta para 20.000 palets.

La clave de la nueva fábrica, mucho más innovadora y moderna que la anterior, estará en la seguridad alimentaria que la marca aceitera pretende potenciar. Habrá, incluso, un pasillo superior por donde los trabajadores circularán para acceder a sus puestos de trabajo sin tener que andar, así, por la propia planta. «Para nosotros esta fábrica debe ser el referente en Europa como mínimo y, de ahí, seguiremos exportando a los 85 países en los que hoy estamos», han resaltado. Las innovaciones irán centradas también en la incorporación de nuevas salsas.

Viguera ha aprovechado la ocasión, además, para agradecer el apoyo de los consumidores en todo este año. «Por este desagradable siniestro, hemos salido más a la luz y esto ha supuesto que los consumidores nos han recordado y tenidos presentes, e incluso las cifras son iguales o mejores que el año pasado». En efecto, según aseguran, las ventas casi «no se han visto dañadas» por el incendio, pues cerraron 2016 con una facturación de 209 millones de euros (algo menos que en 2015, que se llegó a los 215).

Actualmente están produciendo en cerca de 14 fábricas que les están dando servicio por toda España y también en Portugal. «Esperamos pronto volver a casa, esa es la intención», ha reconocido el director general. El nuevo emplazamiento está ubicado en el llamado polígono Aceitunero, al pie de la Nacional IV, muy próximo a la fábrica de Migasa y a escasos dos kilómetros de sus anteriores instalaciones, donde sí permanecerán sus oficinas centrales. El proyecto está siendo desarrollado en sus diferentes fases por más de 80 empresas y participarán en él más de 150 personas.

Historia de la compañía

Los orígenes del Grupo Ybarra datan de 1842. Esta firma, con presencia en 80 países, atesora una experiencia de casi dos siglos en la producción, envasado y comercialización de aceite de oliva, salsas, mayonesas y una gran variedad de productos (vinagres, verduras, aceitunas, tomates y sal) basados en unos sistemas modernos de elaboración y unos estrictos controles de calidad.

Es líder nacional (capital 100 por cien familia) en aceite de oliva con las marcas Ybarra y La Masía, y actualmente envasa el 20 por ciento del aceite que se consume en España. Además, Ybarra fue pionera en 1965 en la elaboración de mayonesas y salsas, siendo hoy un referente a nivel nacional –donde fabrica el 25 por ciento- e internacional. Por último, también lidera el mercado de vinagres donde está presente desde hace más de 40 años.