Los árboles talados en la urbanización mairenera
Los árboles talados en la urbanización mairenera - ABC
MAIRENA DEL ALJARAFE

Los vecinos de Simón Verde, en pie de guerra ante la tala de árboles

La Asociación de Parcelistas asegura que los ejemplares talados están sanos y el Ayuntamiento defiende que suponen un riesgo para la seguridad

Actualizado:

La Asociación de Parcelistas de Simón Verde califica de «arboricidio» la tala de árboles que se está llevando a cabo en la calle Ciáurriz. «Están arrancando árboles aparentemente sanos, frondosos y muy antiguos sin que haya necesidad de hacerlo», explica Luis Castrillo, representante de la asociación.

Por su parte, el Ayuntamiento de Mairena, municipio al que pertenece el sector de Simón Verde donde se está actuando, explicó el pasado lunes que la tala de árboles se enmarca dentro de las obras de reurbanización de la calle Ciáurriz. «El objetivo es mejorar la accesibilidad en la zona», aseguran desde el Consistorio. Para ello, se renovará el acerado, se creará un carril bici y se encintarán las zonas ajardinadas.

Paralelamente a dichas obras, se aprovechará «para renovar el arbolado». «Se sustituirán once ejemplares que suponen un riesgo para la seguridad y se plantarán entre quince y veinte nuevos ejemplares», afirman fuentes municipales.

Reurbanización

Desde la Asociación de Parcelistas critican, así mismo, haberse enterado de dichas obras por los medios de comunicación y no por el equipo de gobierno. «Más que un carril bici, lo que necesitamos es que arreglen las aceras, ya que ahora nos vemos obligados a andar por la calzada por su mal estado. Sin embargo, nada de esto justifica que arranquen árboles sanos que no suponen riesgo ninguno», protestan los vecinos de la urbanización. El Ayuntamiento, de su lado, asegura que Urbanismo ya ha mantenido reuniones con los vecinos afectados.

Hace justo un año, en febrero de 2017, ya se vivió un episodio similar en la urbanización mairenera, cuando fueron talados 19 ejemplares de más de 40 años que los técnicos municipales consideraron «enfermos o peligrosos», una acción ante la que también se opusieron los vecinos.