Monumentos en horas bajas

Sólo dos guardas vigilan Itálica por las noches

El conjunto arqueológico, obligado a cerrar este martes a mediodía, no es el único afectado por la falta de vigilantes; los museos Arqueológico y de Costumbres o la Necrópolis de Carmona, también están faltos de personal

El conjunto arqueológico de Itálica
El conjunto arqueológico de Itálica - R. DOBLADO
MERCEDES BENÍTEZ Sevilla - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

La falta de seguridad en los monumentos y conjuntos patrimoniales de Sevilla se está convirtiendo en un problema generalizado y cada vez más preocupante que además está teniendo graves consecuencias. Ayer Itálica, el conjunto arqueológico romano, se vio obligada a cerrar antes de tiempo por falta del personal suficiente para garantizar la seguridad de uno de los monumentos más visitados y, sin duda, más emblemáticos de la provincia.

El comité de empresa del conjunto arqueológico anunció que se clausuraba el monumento a las 14.30 cuando lo habitual es que permanezca abierto a las visitas hasta las 18:30 horas. Aunque la explicación que dieron al personal que trabaja en las ruinas romanas era una clausura por «razones técnicas» y en la página de Facebook del Conjunto Arqueológico de Itálica se hablaba de «motivos imprevistos», el comité de empresa aclaró que se trata de un cierre motivado por la falta de personal de seguridad que hacía imposible mantenerlo abierto.

De hecho, el de ayer no es el único cierre. Ya se habían producido antes otros en septiembre y está previsto, según el perfil de la red social, que desde hoy y hasta el próximo sábado, a partir de las 14.30 sólo pueda visitarse la zona de la ciudad romana mientras que el resto permanecerá cerrado.

El problema es la falta de vigilantes de seguridad para controlar el conjunto monumental que fue cuna de los emperadores Trajano y Adriano y alberga valiosas piezas que se remontan al año 206 antes de Cristo. Las ruinas romanas servirán de escenario pronto para la nueva temporada de la famosa serie de televisión «Juego de Tronos».

Se trata de una falta de personal que, según la presidenta del comité de empresa es un problema extendido en otros conjuntos monumentales de Sevilla. En Itálica concretamente, cuya vigilancia está a cargo de personal laboral de la Junta de Andalucía, cada vez son menos los vigilantes. Había una plantilla de 17 personas, pero las jubilaciones y las bajas han provocado que ya se hayan quedado en 12, lo que, en ocasiones, cuando se producen descansos u otras circunstancias, hace que sea inviable la apertura o que sean necesarios los cierres parciales.

Normalmente hay turnos de mañana, tarde y noche. Pero la falta de seguridad llega al extremo que, según la presidenta del comité, por las noches sólo haya dos personas para controlar un conjunto arqueológico de casi sesenta hectáreas. «De noche se hartan de dar vueltas por allí y mientras van a una punta, se pueden colar por la otra. Además es más peligroso porque sólo hay unas vallas para proteger el acceso», dice la presidenta del comité de empresa alertando de la situación de inseguridad de Itálica, un conjunto que además recibe cada día cientos de visitas y al que llegan numerosos autobuses llenos de turistas cada mañana.

Además, el problema se ve agravado porque el personal de vigilancia es cada vez de más edad ya que la mayoría de los que se ocupan de la seguridad ha pasado ya la barrera de los 50 años. Pero como la tasa de reposición es cero, el problema va a más.

El pasado verano esa escasez de vigilantes estuvo apunto de provocar el cierre desde el 5 de julio al 6 de septiembre, algo que finalmente no ocurrió ya que se produjeron algunas contrataciones temporales exclusivamente «para cubrir las vacaciones» del personal.

Sin embargo, esa escasez de seguridad no es un problema concreto de Itálica. Según el comité de empresa, es una falta de seguridad que se ha extendido a otros importantes monumentos y museos de Sevilla, también a cargo del personal de la Junta de Andalucía. Ocurre en los Museos Arqueológicos y de Arte y Costumbres Populares de Sevilla así como en la Necrópolis de Carmona, todos por los mismos motivos. No reponen más personal y no cubren las vacantes y cada vez son menos. Ello está provocando cierres parciales de alguna salas de estos museos. Yque se produzcan cada vez más reclamaciones de turistas que acuden al museo y se encuentran que una de las salas que querían ver está cerrada por falta de personal.

Esto ocurre pese a que, según el comité de empresa, desde las direcciones de los conjuntos monumentales se ha reclamado más personal para estos museos en reiteradas ocasiones. «Nos reunimos periódicamente con la Delegación Provincial y nos dicen que ellos piden más personal para cubrir las vacantes, pero desde la DirecciónGeneral de Recursos Humanos y Función Pública no lo autorizan», dice la representante del comité que insiste:hay bastante menos seguridad de la que debería. Esa falta de personal en los monumentos más emblemáticos se produce pese a que un caso similar provocó el robo del monasterio de San Isidoro del Campo en agosto cuando sustrajeron dos valiosos paños de azulejos de Niculoso Pisano.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios