Sucesos

Regresan los robos con inhibidor en los aparcamientos de los centros comerciales

La Guardia Civil arresta a tres vecinos de Torreblanca por sustraer las compras de una furgoneta estacionada en los aparcamientos del Carrefour de San Juan

Imagen captada por el helicóptero de la Guardia Civil del momento del arresto de los ladrones - ABC

Esta semana es sinónimo de rebajas, compras masivas y llenos en los centros comerciales. El black friday importado de Estados Unidos ha adelantado el inicio de la temporada más esperada por los comerciantes y, por ende, de los ladrones, que aprovechan también el incremento de la afluencia en las tiendas para hacer su particular agosto.

Además de los carteristas que se camuflan entre los compradores, los robos con inhibidores es la otra especialidad que repunta estos días aprovechando la voracidad consumista. El modus operandi ya es conocido: los ladrones utilizan un inhibidor de frecuencia que desactiva los sistemas de cierre automático de los coches. Aguardan en los aparcamientos de los centros comerciales aprovechando que las víctimas suelen dejar las compras dentro de los vehículos para seguir mirando en las tiendas. Utilizan para cerrar las puertas los mandos a distancia y se marchan de los parkings creyendo que sus coches están cerrados cuando en realidad el inhibidor los ha inutilizado.

Los cacos, que están al acecho, acuden al coche y sólo tienen que abrir las puertas para sustraer todo lo que hay en el interior. Como es época de compras, los botines son más suculentos.

La Guardia Civil acaba de detener a tres vecinos de Torreblanca por un robo cometido en el aparcamiento del centro comercial Carrefour de San Juan de Aznalfarache. Fuentes de la Benemérita confirman que los sospechosos, de 44, 40 y 27 años, ya habían sido investigados en anteriores ocasiones por hechos similares y que podrían tratarse de especialistas en este tipo de golpes.

Fue un agente de la guardia civil fuera de servicio el que sorprendió a dos de los detenidos el pasado martes, sobre las 10 horas, cuando fracturaban el cristal de la ventana de una furgoneta para extraer varios objetos del interior. El funcionario decidió seguirlo con su vehículo mientras por teléfono pedía apoyo a los compañeros. Los dos sospechosos se metieron en un coche donde les aguardaba el tercer implicado y abandonaron la zona.

Seguimiento por tierra y aire

Al seguimiento se sumaron varias patrullas y el helicóptero de la Benemérita que consiguieron interceptar a los ladrones en un polígono industrial de la localidad de Mairena de Aljarafe.

Al realizar el registro del vehículo, los agentes encontraron un inhibidor de frecuencia, además de otras herramientas que podían ser usadas en los robos como un martillo rompe-cristales.

Las recomendaciones que lanzan los cuerpos policiales para evitar este tipo de robos es asegurarse de que el coche está cerrado tras accionar el mando o simplemente recurrir al método tradicional de cerrar con la llave; así, no hay emisión de ondas de frecuencia que puedan ser neutralizadas mediante un sistema remoto.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios