Cádiz Provincia

La Fiscalía de Sevilla acusa al pederasta reincidente de Villanueva del Ariscal

Considera que existen indicios suficientes de que abusó en 2015 de otro niño del pueblo

El juicio se celebrará en la Audiencia al estar penado el delito con más de nueve años de prisión

El acusado de pederastia frecuenta con asiduidad los gimnasios
El acusado de pederastia frecuenta con asiduidad los gimnasios - FACEBOOK

La Fiscalía de Sevilla ha presentado un escrito en el Juzgado de Instrucción 2 de Sanlúcar la Mayor en el que señala que existen indicios suficientes para considerar que Manuel Bravo, de 44 años y condenado en 2008 por pederastia, abusó en septiembre de 2015 de otro menor de dad de Villanueva del Ariscal. El fiscal Isidoro Ortega Guerra considera que la pena que podría aplicársele supera los nueve años, por lo que los hechos investigados han de ser reconducidos como sumario ordinario, lo que llevaría a juzgarse en la Audiencia de Sevilla, según ha podido saber ABC. Por su parte, los padres del menor piden también casi 9 años de prisión para Bravo por delitos continuados de abusos sexuales.

A juicio del Ministerio Fiscal, por las diligencias practicadas en las actuaciones se deduce que existen indicios suficientes como para considerar que el investigado, Manuel Bravo León, después de granjearse la amistad del menor, que entonces contaba 13 años, lo llevó el 20 de septiembre de 2015 en un vehículo de su propiedad a un olivar donde intentó abusar sexualmente del menor, ante lo que éste se resistió, lo que le causó lesiones en un brazo y el abdomen que tardaron en sanar dos días.

El Código Penal, en su artículo 183.3, establece en relación con los actos de carácter sexual con menores de 16 años que «cuando el ataque consista en acceso carnal por la vía vaginal, anal o bucal... el responsable será castigado con la pena de prisión de ocho a doce años....». En este sentido, el fiscal señala que «si bien nos encontraríamos con un acto en grado de tentativa, la pena en todo caso ha de establecerse aplicándola en toda su extensión», por lo que superaría los nueve años. Por otra parte, la Fiscalía ha pedido como diligencias, entre ellas que se tome declaración indagatoria al procesado y se ratifique el informe pericial por un segundo perito titulado.

Prisión provisional

A raíz de la denuncia de los padres del menor, el juez instructor dictó prisión provisional para Manuel Bravo, que estuvo en la cárcel desde el 30 de septiembre de 2015 hasta el 31 de marzo de 2016, cuando salió tras solicitarlo su letrado por entender que el niño había incurrido en contradicciones en varias de sus declaraciones. Cuando se detuvo en Villanueva del Ariscal a Manuel Bravo se le requisó un móvil, en el que tenía imágenes de él desnudo y felaciones practicadas por un menor.

La salida de prisión provisional de Manuel Bravo generó gran polémica en Villanueva del Ariscal, donde reside, porque ya tenía antecedentes por pederastia. De hecho, en 2008 el Juzgado de lo Penal 4 de Sevilla lo condenó por dos delitos consumados de abusos sexuales a menores, uno de ellos el hijo de su cuñada. La sentencia no sólo estableció una pena de un año y tres meses de prisión por cada uno de esos delitos, sino que le obligó a indemnizar como responsable civil a cada uno de los menores con 6.000 euros cada uno, decretándose medidas de seguridad de alejamiento de los niños.

Ahora, el juzgado de Instrucción 2 de Sanlúcar ha dictado también orden de alejamiento de 250 metros del menor del que presuntamente abusó en 2015, hechos por los que está en tratamiento psicológico. Además, prohibió a Manuel Bravo comunicarse con él a través de medio alguno.

No es esa la única causa que tiene abierta Manuel Bravo por pederastia, ya que el Juzgado de Instrucción 12 de Sevilla investiga también otro intento de abuso sexual a un niño de 12 años de la capital andaluza. Manuel Bravo habría contactado con este menor a través de Instagram, aunque lo hizo haciéndose pasar por un niño de 13 años de Dos Hermanas. El menor declaró que Manuel le propuso quedar en un sitio lejos de sus padres y se citaron en la parte trasera de un centro comercial cerca del barrio de Los Pajaritos con la promesa de que le iba a hacer un regalo. Cuando el niño descubrió que era un hombre de más de 40 años se asustó y salió corriendo, dándole Manuel Bravo alcance y poniéndole en las manos dos teléfonos móviles, uno de ellos un iPhone, y 50 euros. Entonces, le pidió que no le contara a sus padres porque le podría buscar un «marrón».

Suspensión de visitas al hijo

Por otra parte, el Juzgado de Primera Instancia 3 de Sanlúcar la Mayor, que dictó en 2015 sentencia de divorcio de Manuel Bravo de su mujer, ha acordado en 2016 la suspensión de las visitas a su hijo de 12 años, no así las comunicaciones telefónicas. La suspensión de las visitas fue solicitada por la exesposa, que alegó entre otras cosas que Manuel Bravo había sido condenado en 2008 por haber abusado sexualmente del hijo de su hermana y ahijado, así como de un amigo de éste.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios