Estado en el que quedó el guardarropa de la fiesta tras su derrumbe sobre las seis de la madrugada
Estado en el que quedó el guardarropa de la fiesta tras su derrumbe sobre las seis de la madrugada - ABC
ESPARTINAS

La empresa del cotillón de Espartinas no devolverá el dinero de las entradas

Niega haber superado el aforo permitido porque dice que la Hacienda admitía 4.900 personas y vendió 2.900 entradas

Su seguro se hará cargo de las reclamaciones por objetos perdidos debido al derrumbe del guardarropa

Todo Eventos Spain afirma que cumplió con todo lo prometido sobre cátering y actuaciones

SEVILLAActualizado:

Jaime Rodríguez Cabrero, letrado de la empresa Todo Eventos Spain, organizadora del polémico cotillón de Espartinas, ha anunciado que la compañía aseguradora Cáser se hará cargo de las reclamaciones de afectados por el derrumbe del guardarropa de la fiesta de Fin de Año. Para ello, el abogado afirma que los afectados tendrán que entregar a Caser, con la que la empresa contrató un seguro de responsabilidad civil, el tique del guardarropa y la correspondiente denuncia ante la Policía o la Guardia Civil por la pérdida de objetos personales, como bolsos, carteras, chaquetas o abrigos.

Sobre el derrumbe del guardarropa, la empresa afirma que asumirá su responsabilidad en lo ocurrido. Según su versión, los hechos tuvieron lugar sobre las seis de la madrugada, cuando muchos de los asistentes comenzaron a abandonar la fiesta y guardaron cola para recoger las pertenencias que habían dejado en el guardarropa. «El problema surgió porque algunos de los asistentes que estaban en la cola aprovecharon para meter la mano y robar en algunos abrigos. El personal se dio cuenta e intentó evitarlo, produciéndose inmediatamente una avalancha que hizo caer el guardarropa», indican desde la empresa.

En lo que respecta a la seguridad, criticada por la falta de vigilantes en la fiesta, Todo Eventos Spain señala que los permisos le obligaban a tener entre 7 y 8 personas «pero nosotros llegamos a tener el doble en algunos momentos. Además, hubo personal nuestro en labores de apoyo en el parking».

La Guardia Civil estuvo presente en los accesos de entrada y salida de la fiesta a través de un carril no asfaltado, según admite la empresa, quien subraya que «el tráfico de la finca hacia fuera es responsabilidad de la Policía o la Guardia Civil, por lo que nosotros no teníamos que hacernos cargo de eso».

En cuanto a la devolución de las entradas que reclama la plataforma de afectados en change.org, el portavoz de la promotora del cotillón anuncia que no se devolverá el dinero de forma masiva «porque la fiesta tenía todos sus papeles en regla y cumplió todo los prometido», aunque matiza que se estudiarán las reclamaciones individuales que se presenten. Los asistentes afirman que se anunciaron varias actuaciones, pero sólo se ofreció el servicio de varios DJ o pinchadiscos, ante lo que la organizadora del cotillón defiende que «el trabajo de los disc-jockey se consideran actuaciones porque ellos no ponen listas de reproducciones, sino que pinchan música». Sobre el catering que apenas degustaron unos pocos asistentes, Todo Eventos Spain asegura que hubo suficiente comida «aunque es posible que no todo el mundo estuviera en el sitio por donde salían las bandejas».

Sobre el exceso de aforo denunciado por los asistentes, que aseguran se vendieron 3.800 entradas, Jaime Rodríguez Cabrero ha indicado a ABC que «en ningún momento se vendieron más entradas de las permitidas, ya que el aforo era de 4.900 y se vendieron 2.900 entradas». En cuanto vídeos de la fiesta colgados por los afectados en redes sociales para corroborar la masificación, el representante de Todo Eventos Spain, una empresa con sede en Málaga, ha declarado que las aglomeraciones sólo se produjeron sobre las 2 de la madrugada en las barras. «Es lógico que se produzcan masificaciones en algunas zonas si 500 personas quieren tomar una copa al mismo tiempo, pero en el resto de la fiestas no había aglomeraciones», añade.

En cuanto a la venta de entradas, que ya se vendían el 13 de noviembre, según la plataforma de afectados, cuando la solicitud de autorización para la fiesta se presentó el 30 de noviembre de 2016, socios de Todo Eventos Spain niegan que se hubieran vendido entradas antes de la solicitud del permiso municipal.

«Hasta el momento no nos ha llegado ninguna reclamación ni denuncia«, advierten desde Todo Eventos Spain, quien desconoce que el Defensor del Pueblo Andaluz haya abierto una queja por las circunstancias denunciadas en el cotillón. La plataforma de afectados ha anunciado que ya tiene preparada una denuncia colectiva de 300 personas, que presentará a través de la organización de consumidores Facua.

El Gobierno municipal de Ciudadanos en Espartinas continúa sin facilitar a la oposición el informe de la Policía Local contrario a la celebración del cotillón por la falta de adecuación de las vías de acceso y de efectivos para controlar la entrada y salida de los asistentes a la fiesta. Dos horas después de emitirse ese informe policial, el alcalde de Espartinas, Iván Gómez, autorizó el 30 de diciembre la fiesta de Fin de Año en la hacienda Azahares.