JUAN FRANCISCO JAPÓN

«Coria agradecería que se retirara la frase de la película “Cuerpo de élite”»

Es presidente de la asociación Hasekura y coriano de ascendente japonés hasta las mismas asauras. Mesurado y contenido, no le ha gustado nada que su pueblo aparezca ahora en el cine de la manera en que ha aparecido en «Cuerpo de élite»

 «Coria agradecería que se retirara la frase de la película “Cuerpo de élite”»
FÉLIX MACHUCA Coria Del Río - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

-¿Usted cree que en una película vasca o catalana hubiera aparecido la palabra puta asociada a uno de sus personajes femeninos?

-Lo desconozco, pero en cualquier caso supongo que habría causado un malestar similar al nuestro. Sé que se trata de una ficción y quizás podrían haberse inventado un lugar ficticio. El ingenio combinado con el humor suele ser una buena salida.

-¿Y por qué razón cree usted que aquí sí aparece y en las otras no?

-Quizás el guionista se ha podido dejar llevar por el recurso fácil y manido de usar el cliché de lo andaluz con cierto matiz peyorativo.

-No me quiero poner estupendo con la historia, pero ¿no cree que desde la jerarquía política andaluza se ha debido salir a zanjar el asunto y pedir que se retire la frase de la película?

-No habría estado mal. Desde luego los corianos y corianas lo habrían agradecido.

-Por cierto, ¿se valora en los ámbitos políticos lo que hace Coria y la Asociación Hasekura por las relaciones entre España y Japón?

-Tenemos pleno respaldo del Ayuntamiento coriano y de la Embajada de Japón en España, pero los ámbitos de la política provincial y regional aún no han valorado adecuadamente la importancia que este hecho tiene.

-El pasado mes de agosto estuvo en Hiroshima entregando mil grullas de papel en un colegio. ¿Qué encierra ese gesto?

-Esas mil grullas de papel reciclado estaban impregnadas del espíritu de Yoko Maeda (alma mater del proyecto) y fueron realizadas por miembros y amigos de la Asociación Hasekura y por escolares de Coria del Río para hacer llegar nuestros deseos de paz, esperanza y solidaridad a Hiroshima.

-Igualmente, figuras destacadas del flamenco, el toreo y las artes, realizaron 24 muñecas Okiagari Koboshi que ustedes entregaron en Japón. ¿Para qué?

-Hace dos años tuvo lugar una magnífica exposición de Okiagari Koboshi, organizada por la Fundación Kenzo Takada, en la Sala Sendai de Coria del Río. Son un símbolo del aliento que damos a los damnificados por la tragedia de 2011. Esas mismas Okiagari Koboshi se han mostrado en otras muchas ciudades del mundo y las hemos expuesto ahora en Koriyama (Fukushima), donde se congregaron niños de ocho colegios del condado de Futaba para disfrutar de una jornada de convivencia en torno a ellas. Se las hemos regalado para transmitirles todo nuestro amor y solidaridad y hemos establecido nuevos lazos de amistad y realizaremos intercambios escolares con ellos.

-Ya solo os queda hacer socio de honor al futbolista Kiyotake…

-Cada año hacemos socio de honor a alguna persona relevante por su aportación en aras a establecer lazos de amistad entre Coria del Río y Japón (así, los embajadores Jutaro Sakamoto, Juan Antonio Yáñez-Barnuevo y Eikishi Hayashiya, y este año al diseñador internacional Kenzo Takada). Coria del Río es tierra de futbolistas. ¿Quién sabe?

-¿Lo que no acabo de entender es qué frena a Coria para que aún no tenga un parque temático girando alrededor de la figura de Hasekura y su expedición a Sevilla en 1614?

-Esperamos que el aliento que hemos recibido de la actual Consejería de Turismo de la Junta de Andalucía se pueda concretar pronto en las ayudas que necesitamos.

-Con la de japoneses que visitan diariamente Sevilla y lo estimulante que sería para el turismo local que vieran reflejada en Coria la aventura de sus ancestros…

-Por supuesto. Eso mismo pensamos nosotros.

-Tengo entendido que los japoneses que visitan Coria salen realmente emocionados cuando descubren en el pueblo una hermosa historia de su pasado.

-Así es. Valoran muchísimo nuestros lazos históricos y nuestro compromiso con ellos. Tras treinta años de relaciones, en Coria nos hemos acostumbrado a recibir con cariño y admiración a los japoneses y éstos se sienten muy bien entre nosotros, especialmente con aquellos que nos apellidamos Japón, en quienes ven a descendientes de aquellos lejanos viajeros del siglo XVII. Le aseguro que no hay un solo japonés que no salga emocionado tras visitar Coria del Río.

-Permítame la broma:¿Se imagina ofrecerles un sushi de albures?

-(Risas) Pues, a priori, no me parece una combinación nada desdeñable. Es cuestión de probar, ¿no?

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios