Formación y empresas

Talento a un lado, empresarios al otro; negocio de por medio

La Pablo de Olavide presenta proyectos de sus alumnos a posibles inversores de Alcalá

Emprendedores de la UPO y empresarios han mantenido un encuentro en Alcalá
Emprendedores de la UPO y empresarios han mantenido un encuentro en Alcalá - A.M.
A. MALLADO Alcalá De Guadaíra - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

Talento y vocación emprendedora a un lado de la mesa; empresas consolidadas al otro. Es la fórmula que se ha puesto en marcha en Alcalá para que ambas partes puedan crecer y crear riqueza. Pone los proyectos la Universidad Pablo de Olavide, que incide de forma especial en  acompañar a sus alumnos hasta la concreción en forma de negocio de sus conocimientos. Las empresas las pone la Federación de Industriales y Comerciantes de Alcalá (FICA). Ambas entidades tiene un acuerdo de colaboración que toma forma en iniciativas como esta que tiene vocación de continuidad.

La propuesta de la universidad la formula el propio título de la actividad «invierte en talento UPO». Con esta idea comenzaron las exposiciones de los emprendedores que impregnaban de ilusión los salones del Hotel Oromana. Ideas frescas para crear riqueza.

Una nueva forma de alimentarse. Sano, al gusto y sin engordar. Las chicas de Spaveggi elaboran espaguetis y otras pastas realizadas cien por cien con verduras y sin carbohidratos. La clave, el producto parece pasta, pero no engorda como la pasta. Elaborado sin ningún tipo de aditivos ni conservantes. Ya lo tienen a la venta, por ahora en algunas tiendas especializadas y están en negociación con grandes cadenas de alimentación y con restaurantes. Creen en su producto y más que en él, en la propuesta que desarrollan de una nueva fórmula de alimentación. Por eso piden dinero para hacerse grandes. Quieren industrializar su producción y vender en el extranjero. Necesitan ya 20.000 euros y luego hasta 300.000 para salir fuera.

Sara Díaz enseña a invertir en bolsa y a manejar las finanzas propias a personas que no se dedican a ello profesionalmente. Su público potencial tiene perfiles muy distintos con el denominador común de que quieren tener control sobre su capital e invertirlo con criterio propio y razonable «y durmiendo tranquilos de que no van a perder mucho». Para atender esa demanda Sara ha creado Inversia500, una escuela de finanzas en la que aúna control emocional con formación y gestión de riesgos. Ofrece sus cursos tanto en formato presencial como on-line y ha formado desde jóvenes que salen de la universidad a un señor de 70 años que quiere gestionar su propio patrimonio. Su petición a los inversores son los fondos que le permitan hacer una buena campaña publicitaria de su negocio.

Juan Quirós ha montado Crowdence, una fórmula para diseñar, fabrica y vender camisetas que le da todo hecho al cliente y sin ningún riesgo. Un grupo de amigos, los organizadores de un evento, una iniciativa solidaria o un inversor que quiera hacer negocio, pueden hacer uso de su plataforma. On-line el cliente diseña su camiseta y abre una campaña para comercializarla, quien quiera puede adquirirla en su web, cuando finaliza, la empresa encarga su fabricación ajustada al número de pedidos y se la lleva a casa a cada comprador. El proceso se pone en marcha sólo con diez camisetas y sólo se produce lo que ya está vendido, así que no existe riesgo. El cliente además le pone el precio que quiere de forma que puede establecer el volumen de beneficios que obtendrá con la venta.

Entreenate es la apuesta de Tamara y Johana, licenciadas en Ciencias del Deporte por la salud y el medio ambiente. Ya ofrecen asesoramiento tanto a la hora de entrenar y hacer deporte como de alimentarse. Organizan actividades al aire libre que van desde gymkanas, cardiobox o hatha yoga hasta experiencias como despedidas de soltera. Su proyecto ya es sostenible y cuentan con 120 clientes. Ahora plantean una nueva línea de negocio. Se trata de hacer prendas deportivas ecológicas, cuya fabricación no perjudique al medio ambiente y que además cuando dejen de usarse puedan reciclarse, completando así el ciclo de sus materiales. En una primera fase harán mallas deportivas con productos procedentes de reciclaje. Su petición a los empresarios: 5.000 euros para poner en marcha la producción y pedir los materiales.

Rocío Cáceres a través de su empresa Atrade atiende a personas que sufren la enfermedad de alzheimer, ayudando a paliar su deterior cognitivo. En su trabajo se dio cuenta de que esta dolencia muchas veces se diagnostica tarde, así que ha creado un centro pionero en detección, evaluación y tratamiento de la enfermedad en su primer estadio. Ayudan a quienes lo padece de forma muy individual con rehabilitación cognitiva para ralentizar la evolución de la enfermedad. Para seguir avanzando tiene claro lo que necesita, una furgoneta adaptada al transporte de estas personas. A quienes la apoyen le ofrece la posibilidad de insertar publicidad en el vehículo.

Las exposiciones finalizaron con un encuentro informal, café de por medio, entre empresarios y emprendedores, en lo que el presidente de FICA, Carlos García Gandul califica como la clave de este tipo de iniciativas porque es donde se hacen contactos y aparecen posibles negocios. Por el momento ya hay algún empresario interesado las posibilidades económicas del negocio de las camisetas o por formarse en la gestión financiera.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios