Bloqueo municipal

El comité de empresa de la cementera «indignados» por el bloqueo del gobierno local a la empresa

Los trabajadores se han concentrado en el Ayuntamiento y temen por sus puestos de trabajo

A. MALLADO Alcalá De Guadaíra - Actualizado: Guardado en: Cádiz Provincia

El comité de empresa de la fábrica de cementos de Alcalá ha mantenido un encuentro con la alcaldesa, Ana Isabel Jiménez y el gobierno municipal para abordar la situación de la empresa, cuyo proyecto de valorización energética de residuos, que consideran clave para su viabilidad, está bloqueado por el Ayuntamiento.

Los trabajadores han salido «indignados» de la reunión y han lamentado la actitud de la alcaldesa, ya que consideran que las dudas sobre la iniciativa empresarial que la regidora ha manifestado en la reunión se deben a su desconocimiento del proyecto que la empresa quiere desarrollar. El comité insiste en que se trata de sustituir una parte de los combustibles que se utilizan por residuos valorizados, sin que ello suponga riesgo de contaminación como argumentan colectivos ecologistas de la localidad.

Aunque tras la reunión ambas partes han acordado mantener abierto el diálogo y realizar reuniones de seguimiento sobre este asunto, los trabajadores tienen previsto elevar su situación a la Junta de Andalucía y están pendientes de una reunión con su presidenta Susana Díaz. Van a pedirle que medie en el conflicto con el Ayuntamiento.

Entre sus argumentos figura que el proyecto cuenta con todos los permisos de la Junta, por lo que el problema puede degenerar en un problema de competencias entre administraciones. Pero también quieren expresar ante la presidenta, que la decisión municipal de paralizar la iniciativa mediante una modificación ex profeso del PGOU se ha realizado «sin ningún amparo técnico».

 Y en todo ello los empleados introducirán un elemento más: el laboral. Están convencidos de que si no lleva a cabo la sustitución del combustible actual por residuos valorizados, la viabilidad de la planta y con ello sus puestos de trabajo, (200 directos; 600 indirectos) estarán en serio peligro. Y ello es debido a que lo que quiere hacer la empresa supone un abaratamiento de los costes, que ya han acometido la mayoría de cementeras en España, por lo que se encuentran en mejores condiciones a la hora de competir frente a la fábrica de Alcalá.

Con la situación actual parece que el tema puede llegar a dilucidarse en los tribunales, algo que retrasaría el proyecto, pero que según el comité en el caso de que el fallo fuera favorable a la empresa supondría a las arcas municipales más de un millón de euros anuales por reclamación de daños y perjuicios de la cementera.

En el otro lado del tablero, junto al gobierno local está una plataforma ciudadana que se opone al proyecto. Argumentan que el uso de residuos como combustible constituye un elemento de contaminación para el entorno. El comité de empresa considera que por parte de los detractores de la iniciativa se han vertido a la ciudadanía «falsas informaciones» e indican que estudian tomar acciones legales contra quien «se posicione en contra el mantenimiento de estos puestos de trabajo utilizando datos no reales o falseando los mismos».

Mientras se producía la reunión, un grupo de empleados se ha concentrado en las puertas del Ayuntamiento y han mostrado de seguir realizando acciones de este tipo. 

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios