Es noticia:
Volverte a ver

Una madre y su hija se conocen por primera vez: «Yo no la abandoné, me la quitaron»

Raquel cumple 23 años este mes de mayo y nunca se había visto las caras con su madre

Raquel tiene casi 23 años y nunca antes había visto a su madre biológica
Raquel tiene casi 23 años y nunca antes había visto a su madre biológica - TELECINCO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Dos conocidos rostros del panorama nacional -Raphael y Belén Esteban- participaron en algunas de las emotivas y sorprendentes historias personales que Volverte a ver, espacio conducido por Carlos Sobera que Telecinco emitió este viernes. Volverte a ver vive básicamente de personajes anónimos que van a contar su drama ante las cámaras, pero siempre recurren a algún famoso invitado para darle un poco más de gracia a la noche.

Raphael, considerado uno de los grandes divos de la balada romántica en nuestro país y uno de los cantantes españoles con mayor proyección internacional, hizo un hueco a su ajetreada agenda en medio de su gira mundial para hacer realidad el sueño de una joven fan, una niña de ocho años que lleva queriendo conocerlo desde que nació.

Por otra parte, Belén Esteban, intervino en una de las historias de Volverte a ver: la de Esperanza, una mujer coraje y madre de diez hijos que tras una existencia marcada por la lucha y las privaciones vivió un momento inolvidable junto a su ídolo televisivo, la popular colaboradora de Sálvame. Pero antes de eso, Sobera charló con Esteban acerca de los avatares de su vida. Primero le preguntó el presentador sobre su relación con su hija, pero Estebán rehusó contestar y prefirió cambiar de tema: «Es que luego me riñen si hablo de eso, mejor hablamos de otra cosa». También aprovechó Sobera para buscarle las cosquillas preguntándole a quién nominaría en caso de de participar en Supervivientes: «Siempre a Toño Sanchís», contestó en referencia a su archienemigo.

Mari Carmen es la hija de Esperanza que tomó la iniciativa, entre los diez hermanos que son, de homenajear a su madre. «Siempre que aparece Belén Esteban en la tele se olvidaba de todo, y eso le hizo mucho más fácil la vida», dijo Mari Carmen ante las cámaras de Volverte a ver. Uno de los hijos de Esperanza nació con una parálisis cerebral, su marido sufre un infarto, Esperanza enferma de cáncer pero se lo calla para no preocupar a sus hijas...una vida de sacrificios y calamidades que sus hijos quieren agradecerle.

«Para mi madre Belén lo es todo», dijo Mari Carmen, «siempre la defiende y no permite que nadie la critique». Belén Esteban fue la primera en hablar con Esperanza, antes incluso que su hija: «Esperanza tienes que cuidarte, salir, estar guapa..Tú tienes que estar bien». Algo parecido le dijo su hija: «Ahora tienes que cuidarte tú, nosotros ya somos mayores y podemos cuidarnos solos».

Pero sin duda la historia estrella fue la de Raquel, una murciana a la que dieron en adopción nada más nacer y que nunca ha conocido a su madre biológica. Ella sostiene que buena parte de su inseguridad y de sus frustraciones vitales tienen que ver con no haber conocido a su madre, y desde Volverte a ver se han esforzado por lograr el reencuentro. «Necesito saber quién soy, conocer mis orígenes», dijo Raquel cuando llegó a plató, «no quiero venganza, no he venido en plan rencoroso: sé que tiene que doler mucho dar un hijo».

«Quiero saber si tengo hermanos, que por qué me dio en adopción...muchas preguntas que tengo en mi cabeza», le confesó Raquel a Sobera. La hija no pudo contener las lágrimas cuando la vio en plató. «Qué guapa que es», dijo María Ángeles, la madre, «te llevo en mi corazón y en mi alma, he sufrido mucho por tener que darte. Me han hecho mucho daño: yo no la abandoné, me la quitaron». En cuanto se abrió la pantalla que las separaba, con lágrimas en los ojos, se fundieron en un largo abrazo.