Es noticia:

Un viaje por trece países de cinco continentes sin salir de Madrid

Telemadrid estrena hoy un nuevo formato al estilo «Madrileños por el mundo» con las embajadas como protagonistas

La embajada de Polonia
La embajada de Polonia - TELEMADRID
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Visitar el único teatro hispanopolaco de Madrid, comer una sopa del país en el barrio de Pacífico y conocer el «paseo de la fama» de la embajada polaca son algunas de las paradas del primer episodio de «Madrid, la ciudad de los cien países», un nuevo programa de Telemadrid (hoy, 21.45) que propone descubrir, sin salir de la capital, trece países de cinco continentes de la mano de sus embajadores. «Es un espacio ameno y divulgativo que busca subrayar la importancia de la multiculturalidad y la capitalidad», explica Carmen González, directora de contenidos de la cadena autonómica, que se puede ver también a través de plataformas de pago.

Este espacio, producido por Zebra (grupo Izen), descubrirá el trabajo diario de las misiones diplomáticas de Polonia, Nueva Zelanda, Japón, Italia, Irán Australia, Alemania, México, Guatemala, Costa Rica, Malta, Hungría e Israel, así como sus rincones preferidos de la capital. «Las embajadas siempre han parecido lugares inaccesibles y misteriosos. Pero ahora vamos a conocer a estos diplomáticos tanto en los actos oficiales como en su vida más familiar. Además, así descubrimos la idiosincrasia de cada país. Los polacos, por ejemplo, son como los latinos, tienen un carácter más abierto. Los japoneses, en cambio, son más disciplinados. A veces, se cumplen los tópicos y otras veces no. Como ocurre con el caso de Nueva Zelanda, donde el embajador es un hombre joven, moderno, muy cocinillas, sin chófer…», cuenta Elena Gómez, directora del programa que se presentó ayer en la Embajada de Polonia, presidida por la excelente anfitriona Marzenna Adamczyk, y diseñada a imitación de la casa de Tara en «Lo que el viento se llevó».

«Madrid, la ciudad de los cien países» continúa la estela de otros programas viajeros de Telemadrid, como el exitoso «Madrileños por el mundo». «Hemos seguido esa línea de cercanía y frescura de la cadena y nos hemos acercado a cada sitio con la mirada de un curioso», subraya Gómez, coordinadora del trabajo de tres reporteras, dos cámaras y varios cámaras y técnicos. No obstante, a diferencia del decano formato de Paloma Ferre, este espacio no eludirá el lado menos luminoso del trabajo de los embajadores. «Muchos nos abren su corazón. Son personas errantes, sus misiones duran cuatro o cinco años en cada destino», insiste la directora.

«Lo más complicado ha sido encajar sus agendas, más apretadas que las de los presidentes de gobierno. Luego nosotros somos muy invasivos, vamos con cámaras, luces… Nos hemos tenido que adaptar a sus horarios, pero ha sido fácil», plantea Gómez, que grabó todas las entregas en apenas dos meses. Sin embargo, fantasea con hacer más. «Hemos rodado trece y en Madrid hay más de cien embajadas. Además, los que vivimos en Madrid hemos descubierto sitios gracias a ellos», concluye.