La Unión de Guardias Civiles denuncia que Netflix humilló a las víctimas del terrorismo con su cartel

El portavoz estatal de prensa de la asociación, José Manuel Manrique, acentúa que «cuando se habla de víctimas de terrorismo se debe tener en cuenta el derecho a la memoria, la cual está íntimamente conectada a la dignidad»

Cartel publicitario de la película «Fe de etarras» en San Sebastián
Cartel publicitario de la película «Fe de etarras» en San Sebastián - EFE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

La Unión de Guardias Civiles (UniónGC), asociación profesional de este colectivo, ha presentado en la mañana de este miércoles una denuncia ante la Fiscalía de la Audiencia Nacional de Madrid contra Netflix. Así lo ha confimado a ABC el portavoz estatal de prensa de la UniónGC, José Manuel Manrique.

UniónGC considera que el cartel publicitario de la nueva película de la plataforma de vídeo en streaming, «Fe de etarras», constituye un delito de «humillación a las víctimas» del terrorismo. «Esperamos que esta denuncia prospere ya que consideramos jurídicamente desde nuestro gabinete que es un delito que no se puede dejar pasar y así lo hemos constatado», indica Manrique.

«Ahora dejaremos esto en manos de la justicia y ellos harán lo correcto», explica. Manrique añadió que «la Fiscalía nos dará la oportuna contestación sobre esto y cuando lo sepamos, también lo haremos saber». De hecho, si la Fiscalía lo llegara a considerar como un delito de humillación, «tendría su pena tipificada en el código penal», subraya el portavoz. «Esto va en contra no solamente de todas las víctimas que murieron, sino también de sus familiares».

La asociación recuerda que la banda terrorista ETA cometió numerosos asesinatos desde los años 60, tanto en la capital guipuzcoana -la ciudad más castigada con casi un centenar de aesinatos- como en el resto de España. Desde este organismo se acentúa que «cuando se habla de víctimas del terrorismo se debe tener en cuenta el derecho a la memoria, la cual está íntimamente conectada a la dignidad».

El motivo de la denuncia ha sido un gran cartel que cubre un edificio en pleno centro de San Sebastián en el que se puede leer la frase «Yo soy español, español, español» con las palabras «español» tachadas. Bajo este «eslogan» figura el título de la película «Fe de etarras», una comedia que narra las peripecias de un comando de ETA cuando España gana el mundial de fútbol.

Por lo tanto, desde la UniónGC solicitan que se ordene «eliminar de manera inmediata el cartel». Asimismo, Manrique manifiesta que estarán siempre «luchando ante estos temas, que afectan a muchas víctimas y familiares. Seguiremos estando en los juzgados y todos estos hechos delictivos».

Por su parte, la plataforma ha declinado hacer comentarios sobre la polémica. «Netflix no emite comunicados ni opiniones sobre sus campañas de marketing, ya sean polémicas o bien recibidas», indicó un portavoz de la plataforma, tal y como apunta Efe.

La película «Fe de etarras», dirigida por el donostiarra Borja Cobeaga -guionista de la popular «Ocho apellidos vascos»-, se presentará en el Festival de San Sebastián el próximo 29 de septiembre, mientras que los suscriptores de Netflix podrán verla a partir del 12 de octubre.

Mientras que el director no se ha pronunciado al respecto del pleito, el también director y guionista del filme, Diego San José, lo ha hecho a través de su cuenta oficial de Twitter: «Espero que la denuncia de la Guardia Civil no sea retroactiva porque he cometido muchos como éste».

Los colectivos reaccionan

El presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Alfonso Sánchez, alega que los crímenes de ETA son un «asunto delicado» y que no es un tema para «frivolizar ya que todavía hay heridas abiertas y muchas familias rotas». Opinión que sigue manteniendo tras la denuncia interpuesta por UniónGC.

El presidente de Voces contra el Terrorismo, José Alcaraz Martos, ha criticado este anuncio publicitario a través de su perfil de Twitter: «Seguro que si ETA hubiesen asesinado a familias de los directivos de Netflix no producirían una parodia de sus asesinos. Otra burla».

En la misma línea, la representante de comunicación del Colectivo de Víctimas del Terrorismo, María Jiménez, indica que es una imagen «provocadora con la que buscan la polémica», pero Netflix también «juega con la ambiguedad, por lo que cabe la posibilidad de que al visionar la película, igual los ridiculizados son los etarras», apunta. «Es un peligro hablar de ETA y de terrorismo a través del humor, así que para no caer en la banalización, es mejor analizar antes el contenido», concluye.

comentarios