Es noticia:
QUINCE AÑOS EN ESPAÑA

Las claves que han hecho de «Shin Chan» un dibujo animado eterno

Yuji Muto, su director, visita el Héroes Manga de Madrid: «Es divertido que haya límites en el humor»

Yuji Muto y Sin Chan
Yuji Muto y Sin Chan - HÉROES MANGA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Casi mil capítulos después de su estreno, Shin Chan sigue siendo ese niño de cinco años travieso y malhablado que contrasta con la ordenada y respetuosa sociedad nipona de Kasukabe. Su humor irreverente, que llegó a España en el 2000 gracias a TV3, cumple ahora quince años en la televisión nacional. «La clave de su éxito es el “Culito, culito” (frase que popularizó el personaje)», bromea Yuji Muto, director de la serie desde 2006, haciendo un juego de palabras entre clave y trasero, que suenan casi igual en japonés. El creativo visitó ayer el Héroes Manga de Madrid 2018, por el que el año pasado pasaron 58.000 personas. «Estas bromas y los juegos de palabras gustan siempre. Aunque lo que muestra Shin Chan es una manera de vivir ideal. Ojalá pudiéramos ser así de sinceros y no tener ningún problema. Sus amigos Kazama y Masao responden al modelo japonés, pero incluso ellos quieren ser como Shin Chan porque es divertido, disfrutón», cuenta Muto, padre de la criatura desde el fallecimiento en 2009 de su creador, Yoshito Usui. «Él siempre dio total libertad a los animadores para que trabajasen como quisieran, y la mejor manera de agradecer esa confianza es llevar las historias hacia donde él querría. Como le conocimos mucho, podemos respetar su idiosincrasia», admite el director, que supervisa todo el proceso de guion y animación de la serie que se ve en Neox.

Aunque los dibujos de «Shin Chan» parecen rudimentarios en la época del 3D y la animación realizada por ordenador, no planean cambiar a Shin Chan. «Estamos felices de poder emitir dibujos hechos a mano y mostrar esa artesanía. Las máquinas y la tecnología están muy bien, pero no tienen la calidez y la personalidad de algo manual», reivindica Muto, que se emocionó el año pasado cuando pudo conocer al doblador de Shin Chan en castellano.

Pero incluso el humor y la actitud inapropiada de «Shin Chan», que provocó su retirada de algunas cadenas autonómicas pese a que llegó a audiencias masivas cercanas al 20% de share, tienen sus líneas rojas. «Hablamos mucho de cosas que nos gustaría hacer, pero no podemos por el canal o porque no es adecuado para esa franja. Hay que negociar mucho y cada vez es más complicado. Sin embargo, es divertido que existan límites para buscar entre ellos la forma de hacer humor», añade el director, encantado con su papel de «embajador de la cultura nipona»: «Una vez me dijeron que la ciudad más famosa de Japón era Kasukabe».