Los sacrificados horarios del prime-time en la televisión española

El tradicional desajuste horario de los españoles afecta también a los programas televisivos

Mientras que en Reino Unido «Master Chef» empieza a las 21:00, en España hay que esperar a las 22:15
Mientras que en Reino Unido «Master Chef» empieza a las 21:00, en España hay que esperar a las 22:15 - TVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Es ya un tópico hablar de los caóticos horarios que regulan la vida en nuestro país. Los desajustados horarios de los españoles suponen una desventaja a la hora de homologarnos a los de otros países de nuestro entorno. Especialmente sangrante es este problema en el ámbito laboral, que nos aboca a la pérdida de competitividad y a una menor productividad.

La televisión no se queda al margen de este problema, pues también nuestro tiempo de ocio y de entretenimiento está pautado por la irracionalidad horaria. Pongamos el ejemplo de «Gran Hermano», que se emite los jueves y es uno de los programas más populares de la parrilla. Un telespectador que desee ver la emisión completa no podrá acostarse hasta pasadas las dos de la mañana, siendo un horario difícil de compatibilizar si se madruga para trabajar.

En nuestro país, el «prime time» se extiende más allá de la medianoche, mientras que en el resto de países europeos los programas de máxima audiencia acaban hacia las once, suponiendo esto que dormimos una media de 53 minutos menos que el resto de europeos. La Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios en España (Arhoe) lleva tiempo instando a las cadenas televisivas a que adelanten el comienzo de los programas a las 21 horas. En 2014, la por entonces ministra de Sanidad Ana Mato se mostró partidaria de esta medida para «avanzar en el ámbito de la conciliación y la racionalización de horarios».

Otro ejemplo. «Master Chef», el popular programa de cocina, es emitido por la BBC en Reino Unido a las 21:00. En España hay que esperar hasta las 22:15 para que empiece y no termina hasta las 00:45. No es extraño que, de entre los minutos más vistos de la televisión española todos los meses, la mayoría de ellos sean pasadas las 23 e incluso las 00 horas de la noche.

Un estudio publicado el año pasado por la Universidad Rey Juan Carlos, los programas del «prime time» español han retrasado hasta 72 minutos su comienzo en los últimos 25 años. Las conclusiones del estudio señalan que buena parte de la responsabilidad recae sobre los informativos de TVE, que retrasaron su hora de comienzo por una guerra de audiencia.

A pesar de los esfuerzos por racionalizar los horarios y de las llamadas de los sucesivos gobiernos para frenar este dislate, quienes tienen en su mano revertir esta situación son las cadenas televisivas, que no parecen estar muy por la labor de cambiar nuestras costumbres. De continuar de este modo las cosas, lo más probable es que nuestro «prime time» continúe rompiendo barreras y alejándose de los estándares europeos y algo que se asemeje a un horario racional.

comentarios