Operación Triunfo

«OT» se tensa: diarreas, reproches al público y nominaciones ajustadas

El programa se adentra en su fase final y los nervios empiezan a pasar factura entre los concursantes

Un momento de la gala de este lunes de «Operación Triunfo»
Un momento de la gala de este lunes de «Operación Triunfo» - TVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Este lunes llegó «Operación Triunfo» a TVE con la sexta gala oficial de la edición. Los duetos llegaron al plató de OT 2017 en un programa muy dinámico en el que conocimos al quinto expulsado del mítico concurso musical. Roberto Leal como maestro de ceremonias, Mónica Naranjo, Manuel Martos y Joe Pérez-Orive como jurados y Bustamante, que repite ocupando la cuarta silla como invitado especial de la velada.

Por supuesto, los concursantes fueron los grandes protagonistas de esta gala 6 de Operación Triunfo interpretando actuaciones por parejas con las que subieron notablemente el nivel respecto a la gala anterior. Los dos nominados, Cepeda y Ricky, cantaron en solitario y se disputaron la plaza para quedarse en la Academia.

En la actuación grupal del comienzo los concursantes cantaron juntos «Ain’t no mountain high enough», una apertura enérgica y cargada de positividad para una gala de lo más intensa y cargada de sorpresas . La primera la dio Roberto Leal cuando anunció que este sábado los concursantes estarían firmando el primer disco de esta edición de «Operación Triunfo».

La nómina de invitados de esta sexta gala también estuvo excelentemente nutrida. En primer lugar estuvo Taburete, el popular grupo de pop que capitanea el hijo de Luis Bárcenas, que cantó su conocido éxito «Sirenas». Poco después apareció por el plató Pastora Soler, donde presentó su single «La Tormenta».

Las canciones escogidas por los nominados no pudieron ser más diferentes. Ricky se decantó por un tema marchoso que le permitiese dar espectáculo sobre el escenario, como es «Let me entertain you», mientras que Cepeda eligió una canción mucho más íntima: «Quién», de Pablo Alborán.

Aitana y Raoul tuvieron sobre sus hombros la gran responsabilidad de ser los primeros en interpretar un tema de Justin Bieber en «Operación Triunfo» . Fue «Let me love you», con la que demostraron la gran sintonía que existe entre ambos concursantes.

Otra de las grandes actuaciones de la gala fue también un dúo, el formado por Agoney y Alfred, uno de los grandes favoritos a ganar el programa y que volvió a demostrar su mañana interpretando clásicos. Agoney, que había pasado una semana difícil por sus dolores de gargante, supo anteponerse a la contrariedad e hizo un número más que pasable. La canción era «Lady is a tramp», de Frank Sinatra, y el show cosechó buenas críticas entre el jurado. Joe Pérez dijo que habíamos «visto a dos 'crooners' cada uno en su estilo: uno más clásico y otro más 'could'. ¡Viva Frank Sinatra!».

Amaia se ha convertido ya en un ídolo de masas y en la concursante más querida, de largo, de esta edición de «OT». Vestida de rockera, con el ombligo al descubierto y ropa de cuero, la navarra cantó «So What», de Pink. El público volvió a vibrar con Amaia, pero esta vez el jurado no se mostró tan apasionado con su actuación. «Hoy te vas a llevar un tirón de orejas, Amaia, porque he visto que andas por el escenario como si fueses por la calle. El escenario es sagrado y hay que entrar con garra», le dijo Mónica Naranjo.

Por partida doble fue Amaia protagonista de la noche, pues su ya conocido noviazgo con Alfred siempre copa buena parte del programa. Esta vez, además habló de la diarrea que la había aquejado durante toda la semana. Sus compañeros estaban al tanto de sus problemas, pues tuvieron que cargar con las desagradables consecuencias durante varios días.

Casi al terminar la gala, el presentador anunció la que sería la segunda sorpresa de la noche. Ante el asombro de los concursantes, Leal desveló que el representante español en Eurovisión de este año saldría del programa. Inevitablemente,se acercaba el momento más desagradable de la noche, y debía anunciarse quién debería abandonar la casa. Con un disputadísimo 53% de los votos, el público quiso que Cepeda permaneciese en la Academia, con lo que Ricky tuvo que despedirse de sus compañeros, eso sí, «muy satisfecho con lo que he hecho».

Durante la valoración final Mónica Naranjo, visiblemente enfadada, increpó a alguien del público por hacer ruiditos extraños mientras ella hablaba: «No sé quién ha hecho eso, seguro que un imbécil». La favorita de la gala, una vez más, fue Amaia, que lleva claro camino de convertirse en la ganadora de «OT». Los dos concursantes que la semana viene tendrán que ganarse la permanencia serán Mireya y, por segunda vez consecutiva, Cepeda.

comentarios