MasterChef Celebrity

Saúl Craviotto rompe a llorar en «MasterChef Celebrity»: «Llevaba sin llorar desde las Olimpiadas»

Al aspirante le pusieron un vídeo de su familia dándole ánimos para la semifinal y no pudo contener sus lágrimas

El aspirante de First Dates se emocionó viendo un vídeo de su familia
El aspirante de First Dates se emocionó viendo un vídeo de su familia - TVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Son cinco aspirantes los que quedan en las cocinas de MasterChef Celebrity y el jurado les preparó una noche que no olvidarán. José Corbacho, Patricia Montero, Edu Soto, Saúl Craviotto y Silvia Abril son los últimos concursantes en pie. Antes de empezar la primera prueba, cada uno de ellos vio un vídeo en el que sus familiares les daban ánimos. Saúl Craviotto fue el más afectado, y no pudo reprimir las lágrimas. «Tras años sin llorar, hoy he vuelto a hacerlo aquí, en la semifinal de MasterChef».

En esta fase final, los guionistas están apostando cada vez más por el desgaste psicológico de los concursantes. Tras el vídeo sorpresa, los aspirantes descubrieron cuál sería la primera prueba de la noche: debían cocinar un plato que les recordase a su infancia usando técnicas de cocina vanguartista. No se acababan ahí las sorpresas pues, aunque los aspirantes no lo supieron hasta conocer el veredicto, fueron sus familiares quienes juzgaron cuál era el mejor plato. Sin saber de quién era cada receta, los comensales probaron los platos y votaron, si bien es cierto que la mayoría

adivinaron cuál era el plato de su familiar. Con una excepción: la familia de Edu Soto, no sabemos su a sabiendas o no, votó el plato de Silvia Abril como el mejor, por lo que la mujer de Buenafuente fue la ganadora de la prueba.

En la prueba de exteriores, los aspirantes visitaron el Real Colegio Universitario María Cristina, una de las sedes de la Universidad Complutense de Madrid, donde se imparten los Cursos de verano del Escorial desde hace 30 años. El reto era esta vez cocinar en una food truck un menú de Carlos Maldonado, ganador de la tercera edición del programa. En anteriores ediciones, la prueba de exteriores se hacía siempre en equipo, pero esta semana fue diferente: cada aspirante cocinó por separado, pero contó con la ayuda de un antiguo concursante de MasterChef.

En esta prueba de exteriores se jugaban mucho los semifinalistas. De los cinco, cuatro pasarían a la prueba de eliminación. Solamente uno se salvaba. Los nervios tuvieron una notable presencia en el cocinado, con la desventaja añadida de que debían trabajar junto a una persona con la que nunca lo habían hecho. Finalmente, fue de Saúl Craviotto el plato que más convenció al jurado, convirtiéndose el olímpico en e primer finalista de MasterChef.

En la eliminación, José, Edu, Silvia y Patricia se encontraron con una Caja Misteriosa con productos grasos como el chorizo, el aguacate, el magret de pato, la nata… Elaboraron un plato libre al que tuvieron que añadir un ingrediente que corrija esa grasa. El chef Toño Pérez (dos estrellas Michelin), maestro en aunar tradición y vanguardia, les dio algún consejo para sorprender en esta prueba.

Los concursantes se emplearon a fondo en el cocinado. Con el tiempo en su contra, con muchos ingredientes, la amenaza de la expulsión...Los miembros del jurado reconocieron que se trataba de una prueba difícil, en la que había que afinar mucho con los alimentos. Silvia Abril y José Corbacho fueron elegidos como los dos concursantes que mejor resolvieron el reto, convirtiéndose así en finalistas. Edu Soto, tras un cocinado desastroso, es el concursante que no llegará al último programa de MasterChef.

comentarios