Es noticia:
«El Hormiguero»

Así fue el encuentro de Belén Rueda con dos niños soldado

La actriz visita «El Hormiguero» para presentar su nueva película, «El cuaderno de Sara», un thriller dirigido por Norberto López Amado y ambientado en Uganda

Belén Rueda, en el plató de «El Hormiguero»
Belén Rueda, en el plató de «El Hormiguero» - ANTENA 3
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Belén Rueda ha aprovechado la excusa del estreno de su nueva película, «El cuaderno de Sara», para visitar el plató de «El Hormiguero». Recién llegada de Argentina tras rodar «No podrás dormir», cuenta lo duro que ha resultado el rodaje, pero, por suerte, el carisma de su personaje le hacía sobrellevarlo. «Tiene eso que, cuando lo leí por primera vez, pensé 'cómo voy a hacer yo esto'», confiesa la actriz sobre su último reto y uno de los más difíciles de su carrera.

Calor, una gran exigencia física o los conflictos que se viven en África son algunas de las dificultades que vivió Belén Rueda durante el rodaje. No solo el rodaje fue duro, también la grabación. «Para documentarnos hicimos un viaje, uno al que inicialmente no estaba invitada porque me dijeron que sería uno muy básico, casi de mochileros. Pero decidí embarcarme con ellos y gracias a esto toda la documentación o las visitas a las ONG están contadas de alguna forma», cuenta la actriz. En una de las visitas que hicieron a distintas ONG conocieron a dos exniños soldados, que fueron secuestrados con solo ocho años. Aunque tenían ya 23 años, ni siquiera nos miraban a los ojos. Habían vivido muchas revueltas relacionas con el oro y el coltán y se sentían avergonzados. Pero es que este mundo está muy loco. No son ellos quienes que tendrían que tener la vergüenza. Son los que explotan y secuestran los que deberían sentirla, no las víctimas», sentencia.

«El cuaderno de Sara», dirigida por Norberto López Amado, está ambientada en Uganda. En este thriller, que se estrena el próximo 2 de febrero, Belén Rueda interpreta a Laura, una mujer que busca desde hace años a su hermana Sara, una cooperante desaparecida en la selva del Congo. «Nunca me gustó que ella se fuera a África. Ella se a a un país que le necesita, pero en casa, nuestro padre tiene alzheimer y soy yo la única que se está haciendo cargo», relata.

«Es un viaje emocional en el que ella acaba entendiéndome y yo a ella», añade. Ni la ONG para la que trabajaba ni la Embajada tenían noticias de su paradero... hasta que aparece una foto de un poblado minero del Este del Congo con la imagen borrosa de Sara. Sin dudarlo un momento, Laura decide viajar a Kampala para, desde allí, iniciar un peligroso viaje al corazón de África. Lo hace dispuesta a adentrarse en el territorio de los Señores de la Guerra, dejando atrás las diferencias que la separaron de su hermana, y sin sospechar que esa aventura le llevará hasta la más sucia, violenta y oculta trastienda de los grandes poderes occidentales.

Pero también se habla de temas delicados que afectan al continente. «Se habla del coltán, un mineral que sirve para hacer todo –para los condensadores que llevan los móviles, tablets...– y que provoca muchas muertes. Se habla de niños soldados, de conflictos que no están solucionados... Pero también, a través de los ojos de Sara, vemos un continente increíble. África tiene eso que o te enamora o no vuelves nunca más», asegura. «Es un continente que te pasa por encima», matizaba el presentador.