«Cuarto Milenio»

Los fantasmas de Alcatraz, la prisión más siniestra

El programa de Íker Jiménez, «Cuarto Milenio», analiza las últimas fotografías tomadas por visitantes de la prisión más famosa

La isla de Alcatraz
La isla de Alcatraz - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Alcatraz, una pequeña isla situada en el centro de la bahía de San Francisco (California, EE.UU.), se ha hecho famosa por su prisión, considerada una de las más duras a las que podía ser conducido un reo. Aunque la cárcel fue clausurada en 1963 para ser transformada porsteriormente en un museo, las historias de fantasmas que acompañaban a los reos en sus largos turnos continúan. Los guardias afirmaban que en su interior ocurrían fenómenos extraños. Y esta noche «Cuarto Milenio» viaja hasta allí para mostrar cómo es uno de los lugares más sórdidos y turbadores del país de los sueños.

Pese a que la versión oficial asegura que esta prisión fue cerrada por sus altos costes de mantenimiento, son muchos los testigos e investigadores de lo insólito sostienen que aún se perciben los ecos del horror actualmente. Se habla de voces y de gritos que quedan registrados en las grabadoras, de presencias, de celdas malditas y hasta de reclusos fantasma.

Esta especie de museo del horror se puede visitar gracias a un tour guiado por 38 euros –si es durante el día– o 44 euros –de noche– y con una duración de dos horas y media. Son muchos los que aseguran haber visto a presos de la talla de Robert Franklin Stroud, apodado «el hombre pájaro» porque alivió sus 17 años en Alcatraz criando pájaros. Son otros tantos los que afirman haber escuchado gritos y lamentos e, incluso, canciones de la época de funcionamiento de la prisión. De hecho, hay una zona que da especial impresión a aquellos que visitan la prisión: «The hole» (el hoyo en español). Este espacio comprende las celdas 9 a 14 del bloque D y era el lugar donde eran llevados temporalmente determinados presos con características de peligrosidad o comportamiento negativo. Estos cubículos estaban privados de luz natural y los presos que se encontraban en ellos solían vivir en condiciones pésimas así como sufrir torturas.

Son muchas las historias de misterio encerradas tras los muros de La Roca, como una de 1940, que cuenta que en la celda 14D un preso gritaba horrorizado que una criatura de ojos brillantes iba a matarlo. Cuando los guardias abrieron su celda al día siguiente hallaron al hombre muerto con rasgos de estrangulamiento. Cuentan que ese mismo día en el recuento de presos contaron uno de más. Uno que tras el recuento, se desvaneció ante la atónita mirada de los allí presentes. Volviendo a la actualidad, es en este lugar donde se recrudecen con mayor intensidad los fenómenos paranormales según los guardias del lugar, muchos no se atreven a pasar por le bloque D.

comentarios