Los espectadores, los jefes de programación de las cadenas

Varios directivos del área comentan los secretos del oficio y su efecto en los horarios

«MasterChef Celebrity»
«MasterChef Celebrity» - TVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

¿Cómo influyen las cadenas de televisión en los hábitos horarios de los españoles? Las protestas contra el electrodoméstico son recurrentes, pero en esto tampoco es todo blanco o negro. ABC ha intentado dar un curso acelerado sobre el arte de programar con los responsables del área de tres grandes grupos: la principal cadena pública de España, la privada con más audiencia y el canal de pago más visto. Gemma Sánchez Pareja (RTVE), Patricia Marco (Mediaset) y Víctor García-Morato (Fox y Fox Life) desvelan los secretos de su trabajo y despejan algún malentendido.

Para empezar, la eterna duda de la gallina y el huevo: ¿se adapta el público a los horarios de las cadenas o son estas las que se pliegan a los gustos e intereses de los espectadores? «Todas las cadenas nos guiamos por la información del consumo televisivo por franjas horarias que facilita Kantar Media», aclara Sánchez Pareja, de TVE. «No hay el mismo número de espectadores a las 20.00 que a las 22.30. Por tanto, es lógico que los contenidos más potentes se ubiquen en las horas de mayor consumo». «Intentamos poner nuestros mejores programas cuando sabemos que nuestro público potencial estará frente al televisor», corrobora García-Morato (Fox). «Es el espectador quien nos condiciona».

Pese a todo, y después de no pocas presiones, TVE llegó al compromiso de adelantar los horarios de sus mejores programas, aunque luego fue reculando poco a poco, con casos tan llamativos como el comienzo tardío de sus series y de «MasterChef». ¿Es imposible nadar a contracorriente e incluso educar al público? «No es fácil modificar las costumbres de los espectadores, y cuando el resto de ofertas empieza a las 22.45, entrar a las 22.15 es complicado. Y los cambios horarios han producido quejas, sobre todo con las series, porque adelantando los comienzos, el público las encontraba ya empezadas». La solución para racionalizar los horarios, añade la directora de Antena y Programación de la cadena pública, «pasa por un acuerdo que afecte a todo el mercado». También propone alternativas: «Los contenidos se pueden ver en nuestro servicio de televisión a la carta, en la web, o mediante la redifusión matutina del fin de semana». Aún más tajante se muestra Patricia Marco: «La televisión no educa. Enseña el mundo y es un reflejo de la sociedad y sus gustos. La tele no va a cambiar la hora de salida del trabajo, del cierre de los centros comerciales, de ir de cañas con los amigos…».

«La que se avecina», uno de los grandes éxitos de Telecinco
«La que se avecina», uno de los grandes éxitos de Telecinco- TELECINCO

Como dice Sánchez-Pareja, una de las opciones es ver los programas en «diferido», aunque no se puedan comentar al día siguiente en la oficina. Para las generalistas esto no supone un problema: «Es una audiencia que también suma, igualmente válida e importante para nosotros». «Lo importante es que la tele se ve, ya sea en directo, en lineal o en diferido, en un soporte o en otro», confirma Marco. «Todo es consumo y se mide y se agrega».

El diferido, clave en el pago

Para una cadena de pago, el consumo no lineal es aún más relevante, unas diez veces más, según los cálculos de Víctor García-Morato. «Si solo contamos los canales dedicados a la emisión de series, el crecimiento anual es del 45 y 36% en los dos últimos años». Además, «la posibilidad de poder ver los contenidos dónde, cuándo y cómo quieres abren la puerta a un nuevo modelo y contribuye a desmontar los argumentos de la piratería».

En el trabajo de los programadores influyen varias variables: «la audiencia, el consumo de televisión, la duración del programa, la competencia, el género, su perfil…». Cada decisión está muy pensada y analizada, cuenta la directiva de Mediaset, quien también admite que a veces pueden llegar a perjudicar el futuro de un programa. «El error es implícito al ser humano. Te puedes equivocar en una decisión, en una estrategia o en una valoración. Nunca puedes bajar la guardia ni creerte el más listo».

«The Walking Dead», estrella del pago
«The Walking Dead», estrella del pago- FOX

Las estrategias cambian de unas cadenas a otras, pero comparten elementos en común. «Puedes tener un buen programa, buscarle muy bien el día óptimo y luego encontrarte con movimientos de última hora en la competencia que tiren por tierra las previsiones», explica Sánchez-Parejo. «No se puede controlar; las parrillas están muy vivas y a veces no hay opción a recolocar un producto dañado sin que otro se vea afectado». En otras ocasiones, manejan un «contenido de calidad sin grandes audiencias, pero que reporta prestigio, “hace marca”, tiene buena venta en el exterior…».

Parrillas cambiantes

Para el responsable de confeccionar las parrillas en Fox, «el día y la hora en la que se programa una serie es clave y no es una decisión tomada al azar». «Entre otras variables, se analiza la programación de los canales de la competencia y qué contenido le precederá en tu parrilla». Luego, «el público tiene su propio criterio y por mucho que quieras destacar algo, si a la audiencia no le gusta, hay poco que hacer».

Patricia Marco es una firme creyente en su trabajo: «Si no es un éxito, se buscan otras opciones, aunque a veces, sencillamente, al público no le gusta. No hay nada más democrático que la televisión, porque el público cada día, con sus decisiones, te dice lo que quiere y lo que no quiere ver», sentencia. En todo caso, siempre es el esfuerzo de trabajo en equipo, añade Víctor García-Morato, «desde la selección de ese contenido y el proceso para su adquisición hasta el momento del estreno y la estrategia de comunicación y marketing».

Uno de los grandes enemigos es la dificultad de lograr que los horarios se cumplan con puntualidad. La leyenda dice que en otros países lo consiguen. «Es difícil», admite Marco, porque es habitual que surjan cambios a lo largo del día. Los directos se pueden desplazar, las pautas de publicidad se mueven…». Si a eso se le añaden los retoques de última hora en las trincheras de la contraprogramación, el caso se agrava. «En TVE no es práctica habitual improvisar en directo, salvo en caso de acontecimientos de rigurosa actualidad no previstos», añade su colega desde la cadena pública.

En el pago, se trabaja incluso con una previsión anual que, «lógicamente, puede ser flexible en el día a día», agrega García-Morato, quien destaca el esfuerzo que realizan para estrenar sus series casi a la vez que en EE.UU. «“The Walking Dead” llegará como siempre menos de 24 horas después y solo con 30 minutos de diferencia en la emisión especial de la madrugada del domingo al lunes. Las nuevas temporadas de “Anatomía de Grey” y “Scandal” llegan en octubre con menos de 48 horas... Todo esto supone un gran esfuerzo, tanto de programación, como de adquisición y de promoción».

comentarios