El emotivo monólogo de Jimmy Kimmel tras el tiroteo de Las Vegas

El presentador criticó a los políticos que no hacen nada por impedir estas matanzas

Jimmy Kimmel
Jimmy Kimmel - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El presentador estadounidense Jimmy Kimmel aprovechó la apertura del programa para hacer un emotivo monólogo sobre el tiroteo que sucedió la pasada madrugada del lunes en Las Vegas, su ciudad natal. Con las lágrimas en los ojos y la voz quebrada, Kimmel criticó a los políticos que mostraron su apoyo a las familias de las víctimas porque son los mismos que no aprueban la legislación que frenaría los tiroteos masivos en Estados Unidos.

«Aquí estamos de nuevo, después de otra terrible, inexplicable, impactante y dolorosa tragedia. En esta ocasión en Las Vegas, que pasa a ser mi ciudad natal. Y, por supuesto, oramos por las víctimas, por sus familias y amigos, y nos preguntamos por qué. Incluso aunque es probable que no haya una forma de saber por qué un ser humano haría algo así a otro ser humano cuando está en un concierto pasándolo bien, escuchando música», comenzaba. «Como resultado de eso, ahora tenemos hijos sin padres y padres sin hijos, madres sin hijas. Perdimos dos agentes de policía, perdimos a una enfermera de Tennessee, una profesora de educación especial de una escuela local aquí en Manhattan Beach. Todas estas familias devastadas que ahora tienen que vivir con este dolor para siempre porque una persona con una voz violenta y loca en su cabeza logró reunir una colección de rifles de alta potencia. Y los usó para disparar a la gente», continuaba el presentador.

Pero Kimmel quiso ir más allá. Sabe que las condolencias son necesarias, pero hay más que uno pueda hacer: «Por supuesto que hay algo que podemos hacer al respecto. Hay muchas cosas que podemos hacer al respecto. Pero no las hacemos. Lo que es interesante, porque cuando alguien con barba nos ataca, pinchamos los teléfonos, establecemos prohibiciones de viajar, construimos muros. Tomamos todas las precauciones posibles para asegurarnos de que no vuelva a suceder. Pero cuando un estadounidense compra un arma y mata a otros estadounidenses, entonces no hay nada que podamos hacer al respecto. Por la Segunda Enmienda, porque nuestros antepasados querían que tuviésemos una AK47s. Ese es el argumento».

«Con el tiempo nos olvidaremos y pasaremos a lo siguiente. Y entonces sucederá otra vez, y otra vez», aseguró e hizo referencia a que, horas después del tiroteo en masa, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, dijo que no es el momento para el debate político. «Bien, gracias Sarah, pero tenemos 58 personas inocentes muertas. Y no era su tiempo tampoco. Así que, sí, ahora es el momento para el debate político». Sin embargo, el presidente Donald Trump planea visitar Las Vegas el miércoles y el lunes que estaba orando por los que perdieron la vida, pero «en febrero también firmó un proyecto de ley que facilitaba a las personas con enfermedades mentales severas comprar armas legalmente».

Pero no todo fue reivindicación. Pasados unos instatnes, Jimmy Kimmel se disculpó con los espectadores. «Quiero que esto sea un espectáculo de comedia», prometió. «Odio hablar de cosas como esta. Sólo quiero daros algo para reír por la noche. Pero eso se ha vuelto cada vez más difícil últimamente. Y últimamente, parece que alguien haya abierto una ventana al infierno».

comentarios