Desaparecidos

Vuelve «Quién sabe dónde»: los casos que más marcaron a Paco Lobatón

El mítico periodista recupera para TVE el programa dedicado a la búsqueda de personas desaparecidas

Paco Lobatón vuelve a la pantalla con «Desaparecidos», una reedición de «Quién sabe dónde»
Paco Lobatón vuelve a la pantalla con «Desaparecidos», una reedición de «Quién sabe dónde» - Luis de Vega Hernández
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Entre 1992 y 1998, el periodista Paco Lobatón dirigió en TVE un espacio semanal, «Quién sabe dónde», dedicado a la búsqueda de personas desaparecidas. El programa cosechó un enorme éxito tanto de audiencia como en su labor investigadora: Lobatón y su equipo lograron solucionar el 70% de los 1.500 casos que emitieron. Su fama era tal que en una encuesta los españoles le eligieron como el presidente del Gobierno que les gustaría tener.

Durante estos veinte años alejado de las parrillas, Lobatón ha mantenido su compromiso con los desaparecidos presidiendo la fundación QSD Global, creada el 9 de marzo de 2015, Día de las personas desaparecidas. Ahora, TVE recupera el formato del mítico programa con el mismo presentador pero bajo un nuevo nombre: «Desaparecidos». Según un informe publicado por el Ministerio del Interior a comienzos de este año, había 4.164 personas desaparecidas a fecha de 4 de enero de 2017, lo cual evidencia con creces la dimensión del problema y el interés social que puede suscitar.

Los casos más impactantes

El propio Lobatón, en una entrevista de hace unos años, confesó cuáles habían sido los casos que más le habían marcado a lo largo de los seis años de «Quién sabe dónde».

El primero de todos fue el de la desaparición de Jesús, un niño barcelonés raptado en 1944 al que sus captores abandonaron después para ingresarlo en un orfanato. Cincuenta años más tarde, las hermanas de Jesús acudieron a «Quién sabe dónde» en busca de ayuda. De este modo, pudieron localizar en Lleida a la esposa de un hombre rebautizado como José María que identificó a su marido como el niño extraviado medio siglo atrás.

Paqui era una joven ibicenca que llevaba seis meses sin ver a su hija Tanit, de tres años, después de que su padre desapareciese con ello durante un permiso de visitas tras el divorcio. Tras aparecer en el programa de Lobatón, recibió una pista de Uruguay que resultó ser cierta. A los pocos días Paqui recupero a su hija y pudo traerla de vuelta a España.

En 1995, cuando «Quién sabe dónde» acumulaba ya tres años de andadura, Anabel Segura llevaba ya dos desaparecida tras varios intentos fallidos de rescate. La familia y la policía recurrieron al programa como medida desesperada. Televisión Española facilitó un número especial para el caso que recibió 30.000 llamadas en un solo día, una de las cuales ayudaría a resolver el caso y a confirmar la peor de las hipótesis: Anabel fue asesinada el mismo día en que se registro su desaparición. Esta edición Quién sabe dónde fue uno de los pocos en los que Lobatón hizo concesiones más que cuestionables a la morbosidad, disponiendo en plató una silla vacía para que se sentase Anabel en caso de aparecer súbitamente.

Tras acabar la guerra civil, un matrimonio republicano represaliado (fusilado él, encarcelada ella) dejó dos hijas solas. Una de ellas, Antonia Rada, de dos años, fue entregada a una familia que se la llevó a Venezuela. Tras 55 años desaparecida, su hermana mayor, Celedonia, acudió a «Quién sabe dónde» y consiguió recuperar a la hermana que había perdido siendo apenas un bebé.

El 9 de marzo de 1997 Cristina, de 16 años, no volvió a casa a la hora convenida. Sus padres llevan desde entonces luchando por encontrarla, sin éxito hasta el momento. En 1998 crearon InterSOS junto a otros familiares de personas desaparecidas . Gracias a su labor, el Congreso de los Diputados declaró el 9 de marzo como Día de las Personas Desaparecidas sin Causa Aparente.

comentarios