Actualidad

Antony Beevor: «La Guerra Civil es de las pocas en la que los perdedores escribieron la historia»

El historiador británico es uno de los asesores de la serie de DMax «La guerra civil en color»

ANTONY BEEVOR
ANTONY BEEVOR - Jaime García
H. CORTÉS Madrid - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Antony Beevor, antiguo oficial del ejército británico, es uno de los historiadores que más conoce la Segunda Guerra Mundial. «Stalingrado» y «Berlín 1945» se convirtieron en superventas no solo por su contenido, que incluía el estudio de material ruso recientemente desclasificado, sino también por su estilo. Beevor es capaz de narrar cada batalla como si la hubiese vivido. Su fascinación por el último gran conflicto del siglo XX le llevó a estudiar también la Guerra Civil española, que muchos consideran su prólogo. Por eso no podía faltar como experto asesor en «La Guerra Civil en color», el ambicioso proyecto de DMax que, cada jueves (22.30), emite un capítulo del documental que saca del blanco y negro esta brecha histórica.

-¿Es más fácil para un historiador extranjero hablar sobre la Guerra Civil?

-Sí, porque está menos implicado personalmente en el conflicto y puede hablar de forma menos pasional. Aunque ahora hay generaciones de británicos y españoles más capacitados

-¿Cuál ha sido exactamente su papel en el documental?

-Soy asesor histórico, básicamente corrijo errores. En tres episodios de una hora todo lo que puedes hacer es una narrativa objetiva sobre lo que pasó, pero para eso hay que ser capaces de explicar cómo surgió todo y el círculo vicioso en el que entró la sociedad, que creó una brecha enorme. Más que ir al detalle, este documental lo que puede hacer es dar una idea general y amena sobre el conflicto con una audiencia muy amplia. Y ahí lo importante es encontrar el equilibrio

-¿Cuáles son los errores más comunes cuando hablamos de este conflicto?

-Hay muchas ausencias, pero una de las cosas más fascinantes de la Guerra Civil es que es de las pocas guerras en la que los que perdieron contaron la historia, en parte gracias a la versión escrita por los extranjeros y los corresponsales que estuvieron allí.

-¿Aún hay cosas que no sabemos de un conflicto tan estudiado como la Guerra Civil?

-Hay muchas cosas que no supimos durante mucho tiempo. Ahora se está desclasificando mucho material de la Segunda Guerra Mundial, y también muchos historiadores locales están descubriendo nuevos archivos. Juntando todos estos documentos tendremos una idea más completa sobre la guerra. En cualquier batalla, el ganador mata a más gente, es casi una de las reglas de la historia. Pero en este caso no lo sabemos. No estoy de acuerdo con Paul Preston cuando habla del «holocausto español», no sabemos cuántos murieron del lado republicano. En una guerra civil siempre hay miedo y represión; en el lado nacional mataron más republicanos y viceversa.

-¿Ser militar ayuda a interpretar la historia?

-Lo político y lo militar está muy relacionado, especialmente en el caso de la guerra. Las tropas republicanas estaban dominadas por los comunistas, que tenían un ejército convencional y adoptaron técnicas muy convencionales. Los resultados fueron muy desastrosos: Segovia, Brunete, Teruel, Ebro... La izquierda prefería la defensa a los ataques, la derecha era especialista precisamente en lo contrario. La mala técnica militar de la república fue una de las causas de la caída del ejército popular.

-¿La ficción actual es un reflejo fiel de la historia?

-Algunas películas sí. El problema es cuando algunas producciones dan apariencia de verdad y en realidad no lo son. Hay que diferenciar la realidad y la ficción y no mezclarlo, pese a que a veces la línea es muy delgada. Este documental va a ayudar a los jóvenes a conocer la historia mejor. El blanco y negro nos separa del momento histórico. Verlo en color y en buena calidad es una experiencia.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios