Es noticia:
OT 2017

Amaia Romero, de reina de España a embajadora de Navarra

«La gente sí que habla de Amaia», asegura el camarero de un bar, «pero no hay polémica, la opinión es unánime. Ha enamorado a todo el mundo. Por lo tanto, la conversación no se extiende demasiado en el tiempo. Preocupa más el frío que hace»

Imagen de un tuit que pedía la victoria de Amaia en OT 2017
Imagen de un tuit que pedía la victoria de Amaia en OT 2017
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Entramos en un bar de la plaza de Yamaguchi de Pamplona. De los altavoces sale la voz de Amaia Romero y sus canciones en las distintas galas de Operación Triunfo. Esa música y esa voz acompañan perfectamente las conversaciones matinales. Casi al mismo tiempo, entran en el local Javier y Cristina, unos clientes habituales que acuden a tomar el cafetito de media mañana. Un resoplido saluda a los camareros al tiempo que se desprenden de bufandas y gorros y se frotan las manos en busca de calor.

Suena la canción de ‘Starman’ de David Bowie en la voz de Amaia, pero las primeras palabras de Cristina son «qué frío». Javier enfatiza la idea con un «ya verás cómo esta tarde termina nevando». No tiene mucha pinta. Aunque hay nubes, en el cielo de Pamplona predomina el sol, helado, pero sol.

Le pregunto al camarero acerca del impacto que está teniendo el éxito de Amaia Romero en las conversaciones de bar, el principal termómetro de lo que afecta a los ciudadanos. «La gente sí que habla de Amaia», asegura, «pero no hay polémica, la opinión es unánime. Ha enamorado a todo el mundo. Por lo tanto, la conversación no se extiende demasiado en el tiempo. Preocupa más el frío que hace».

Redes sociales

En el otro termómetro social, el de las redes sociales, también viven en la unanimidad. La candidez, la sencillez y la voz que Amaia ha mostrado en las galas del programa televisivo han conquistado a todos. De hecho, en la práctica totalidad de los perfiles navarros, la noche del lunes no se hablaba de otra cosa. Las únicas quejas que se expresaron fueron por el horario de la gala final. «La mayoría de los mortales madrugamos mañana», protestaba uno. Pero permanecía pegado a la televisión. Respecto a la actuación de la pamplonesa, unanimidad.

Incluso entre la clase política, hacía muchos años que no se generaba semejante consenso. Dos personalidades nacionalistas como la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, o el alcalde de Pamplona, Joseba Asirón, felicitaban a la navarra.

El éxito de la navarra no se ha quedado en la región, sino que ha ido más allá. Hasta Podemos expresó su alegría por el triunfo de la navarra.

Pero todos sabemos que en España en general y en Navarra en particular, no hay palabra pronunciada o no pronunciada que no genere polémica. Y, a pesar de que se trataba de una petición con gran apoyo desde hacía semanas en las redes sociales, en cuanto UPN propuso ayer que la Mesa de los Sanfermines tuviera en cuenta la posible candidatura de Amaia Romero para lanzar el Chupinazo de los próximos Sanfermines, el consenso se rompió ya llegaron las discusiones: que si los regionalistas han tratado de politizar la figura de la cantante, que si hay personas o asociaciones que han hecho más por Pamplona, que si habría que dejarla tranquila.

Pero pese a las polémicas, hay gente que da argumentos de sobra y alejados de la política para que la pamplonesa protagonice el comienzo de las fiestas de San Fermín.