Es noticia:
Eurovisión 2018

La prensa, tras el primer ensayo de Amaia y Alfred: «Sois como Disney»

Los representantes españoles de Eurovisión presentaron una sencilla puesta en escena donde sus miradas son el centro de la actuación

RTVE
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Los representantes españoles en Eurovisión, Alfred y Amaia, aseguran que están «supercómodos» tras su primer ensayo en el Altice Arena de Lisboa, donde han levantado aplausos entre la prensa internacional por su cercanía y romanticismo, que se llega a comparar con Disney. «Estamos supercómodos porque, además, el tamaño del escenario es superparecido al tamaño del escenario que teníamos en Operación Triunfo. Otra cosa es ya luego el espacio de público, que es mucho mayor, pero donde nosotros cantamos es muy parecido», comentó Amaia en declaraciones a Efe tras esa primera prueba.

Los representantes españoles en Eurovisión realizaron hasta tres pases en el Altice Arena, donde Alfred, con un traje rojo, y Amaia, con un mono blanco y el pelo semirrecogido, han comenzado su actuación cada uno en un extremo del escenario para ir acercándose poco a poco y acabar abrazados.

El clímax del estribillo final, en el que aparece un tímido juego de luces, ha dejado algo fríos a los reporteros españoles que seguían el ensayo en la rueda de prensa, aunque entre los informadores internacionales ha habido aplausos y satisfacción. «Yo los llamo 'dark horse' (los que pueden dar la sorpresa en la lista de favoritos). Es algo con lo que la gente puede conectarse, son muy monos, muy dulces y enganchan», dijo a Efe Andrew Carlisle, del blog británico Eurovoxx. En opinión del periodista armenio Victor Manuel Vilca, «debería mejorar la iluminación y la canción podría ser potente».

Con todo, esta salida a escena ha servido también para adecuar los movimientos de cámara durante su actuación, que garantiza primeros planos de la pareja, a la que rodea. «Sobre todo hay que ir acorde con los giros de cámara y con un poco lo que pide la canción a la hora de mostrar la fuerza en algunos momentos, pero está todo perfecto», apuntó por su parte Alfred.

Aunque es complicado que la sobria puesta es escena sufra cambios de cara al segundo y definitivo ensayo del domingo -«Está todo muy medido», promete Alfred- siempre hay una ventana de oportunidad de cara al próximo día 12, cuando se celebrará la gala final de Eurovisión. «Hay cosas que pueden cambiar, pero esto no lo sabemos hasta el ultimo día, que va a ser la gran final, y se hará todo lo que ya estaba previsto», sostuvo.

Pequeños retoques

A la espera de que se pulan eventuales detalles, la reacción ante los españoles en los alrededores del Altice Arena es de simpatía ante su cercanía y una complicidad romántica que hace que, incluso, el presentador de la tradicional rueda de prensa tras el ensayo les dijera que son «como Disney».

Fue la introducción a veinte minutos de preguntas de la prensa anglosajona, curiosa por saber qué les gustó de cada uno cuando se conocieron («Nada», respondió automáticamente Amaia para carcajada del público) o si consideran que pueden acabar entre los diez primeros, sobre lo que se mostraron cautos. También se les planteó si habrá beso entre ambos en la gala final de Eurovisión, algo que no cerraron del todo porque «depende del momento», según Alfred. «Estas cosas no hay que planearlas», apostilló Amaia.

Las risas también fueron generalizadas cuando se les preguntó por su canción romántica favorita en español («¡Ay, qué difícil!», se lamentó Amaia), antes de que dejaran como posibles candidatas «Algo pequeñito», la canción eurovisiva de Daniel Diges en 2010; «Dile que la quiero», de David Civera, o «Quédate conmigo», de Pastora Soler.

También ha habido carcajada general cuando se les ha preguntado qué se dicen para calmar los nervios antes de salir al escenario. «Nada», dijo Alfred, ante lo que Amaia reaccionó. «But, yes, ¡no hombre! Estamos muy concentrados y dice que no lo toque», matizó ante la prensa internacional.

Consulta todos los favoritos y sus canciones para la gala final de Eurovisión 2018.