Es noticia:

Eurovisión 2018: los mejores momentos del festival

La israelí Netta se alzó con la victoria, pero no fue la única en dejar una actuación para el recuerdo

REUTERS
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El escenario de Eurovisión se queda vacío hasta el año que viene. En 2019, el festival de la canción se celebrará en Israel, tras alzarse su representante, Netta, con la victoria. La cantante triunfó con su «Toy», una canción inspirada en el movimiento #MeToo y con un mensaje anti bullying. Y aunque triunfó entre los espectadores, no fue la única en romper el escenario con su actuación.

La dulzura de Alfred y Amaia

EFE

Se quedaron en el puesto 23, pero los representantes españoles llevaron con ellos la magia del primer amor a Lisboa. Defendieron «Tu canción» en segundo lugar tras una puesta en escena arrolladora de Ucrania, solos en un escenario que llenaron con su complicidad. Eso sí, no hubo beso.

El volcán chipriota

AFP

Eleni Foureira estaba entre las favoritas para llevarse la victoria. Chipre no sabe todavía lo que es ganar en Eurovisión, y pese a que su representante dio la talla con su «Fuego», no lograron imponerse a la favorita de las casas de apuestas.

El triunfo de Netta

REUTERS

Fue la reina de la noche. Netta, representante de Israel, animó al público con su «Toy», triunfó en Twitter con su caída por las escaleras, apunto estuvo de desmayarse tras saberse ganadora del concurso y recogió el trofeo de manos de Salvador Sobral, quien hace unos días calificaba su canción de «horrible». Nunca antes el traspaso del micrófono de cristal había sido tan rápido.

Vuelve Salvador

EFE

Su victoria en Eurovisión en 2017 fue toda una sorpresa, defendiendo una balada cantada en portugués. Sus problemas de salud le llevaron a someterse a un transplante de corazón que le mantuvo ingresado varios meses, por lo que su actuación en el festival supuso su regreso triunfal. No había mejor escenario para Salvador Sobral.

El vestido (y la voz) de Elina Nachayeva

REUTERS

Estonia lo apostó todo por Elina Nachayeva, una artista de 26 años que dejó el listón muy alto en el festival. Sí, el país báltico envió una soprano para representarles, pero ni siquiera eso fue lo más sorprendente.

Nachayeva lució un impresionante vestido de cuerpo de lentejuelas y una gran falda blanca, en la que se proyectaban diversas imágenes -y que fue protagonista de varios memes- y que costó la friolera de 65.000 euros.

SuRie y el espontáneo

No es el lugar para permitirse fallos de seguridad, pero Eurovisión tiene un gran problema con los espontáneos. Se volvió a demostrar durante la actuación de SuRie, con la aparición de un hombre que le arrebató el micrófono.

La inglesa logró recomponerse y seguir la actuación sin ocultar la rabia del momento. No quiso volver a actuar al final del festival porque aseguró estar muy orgullosa de cómo había defendido su tema.

Las «matrimoniadas» de Moldavia

Los representantes moldavos hicieron de su actuación el mejor homenaje a José Luis Moreno, con un triángulo amoroso de lo más divertido. Se llevan también la medalla al patriotismo con sus trajes, en los colores de la bandera de Moldavia: rojo, azul y amarillo.

Irlanda y la diversidad

El representante irlandés acompañó su actuación de una pareja de bailarines representando una historia de amor. No sería una novedad si ambos bailarines no hubieran sido hombres, un gesto que fue muy aplaudido por el público.