Es noticia:
Tony Aguilar y Julia Varela

Los comentaristas: «La votación de Eurovisión mantiene ahora el clímax hasta el final»

TVE designó a Tony Aguilar meses antes de que falleciera José María Íñigo, y junto a él, un año más estará Julia Varela

Sigue en directo la actuación de Amaia y Alfred en la final del Festival de Eurovisión 2018

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Televisión Española está de estreno con Eurovisión este año. Después de siete años dejando en José María Íñigo, fallecido el pasado sábado, el peso de la retransmisión, la cadena pública sorprendía hace unos meses al anunciar que el locutor Tony Aguilar ocuparía ese puesto. Junto a él estará, por cuarta vez, Julia Varela, que se ha hecho un hueco en la cabina eurovisiva. Su complicidad y juventud se ha palpado en las dos semifinales previas, pero ambos tendrán que pasar juntos la gran prueba: la final de este sábado.

Los dos llegan a Lisboa, según cuentan, con los deberes hechos de casa. «Lo que he hecho ha sido ponerme al día de partes de la historia que no sabía», confiesa Tony Aguilar: «Hay cosas que tienen que estar dentro del ADN de un comentarista de Eurovisión, tenerlas asimiladas». «Es un festival que tienes que preparar a nivel comentarista, empaparte de cada representante y también de las relaciones de cada país. Hay países que sabes que se van a votar, eso es así y hay que saberlo», añade la locutora de RNE. En los dos se aprecia la ilusión como del que se enfrenta a un nuevo reto, pero no hay ni rastro de que sea una carga para ellos. «Cuando te gusta la música tanto que no puedes vivir sin ella ni un minuto del día, te sale solo. No es para mí un trabajo ponerme a estudiar la historia de Eurovisión, al contrario», reconoce su compañero, que no se corta al reconocer que este era uno de sus sueños.

Respecto a las votaciones «pactadas», Tony Aguilar, locutor musical con más de treinta años de experiencia, recuerda el tópico para buscarle sentido: «En realidad lo que hay son raíces comunes culturales, históricas, de naciones» que propician las afinidades y pueden dar lugar a la apariencia de amaño. Sin ir más lejos, el año pasado Salvador Sobral dio la sorpresa en un país que nunca había ganado Eurovisión y, por ello, este año se celebra en Lisboa. «Lo bueno que tiene este festival es que de repente puede dar un giro», apuntilla Varela. Para la periodista, el nuevo sistema de votación en el que aparecen, por un lado los votos del jurado y, por otro, los votos de los telespectadores todo de golpe, es una muestra de que Eurovisión «es un show televisivo y el más longevo de la televisión». «Lo que hicieron con el cambio en el sistema de votación es prolongar el clímax y ahora hasta justo al final de todo no sabemos quién es el ganador», apunta.

«Curioso» para sus biografías

A pesar de su dilatada carrera, los dos comentaristas se confiesan algo nerviosos ante el reto de este sábado. «Yo prefiero no pensarlo. Este año sumaremos a la audiencia de los eurofans y a la de TVE a los seguidores de ‘Operación Triunfo’ y va a ser una noche importante. Como mínimo, curioso de ver en nuestras biografías», dice el presentador de Los 40. Varela le recuerda, divertida, que los nervios se pasan «sobre todo cuando suena la sintonía de la UER y te recorre una cosa por todo el cuerpo, pero luego ya te relajas». Hay en algo que se muestran totalmente de acuerdo: «Para nosotros es importante mantener la adrenalina».

Tras cuatro años retransmitiendo el festival, Julia Varela puede decir que ha visto casi de todo. Sobre los competidores de España de este año, opina que «tienen un nivel bueno en comparación con los años que he vivido yo». Amaia y Alfred, según cuenta también, tienen una propuesta «que está bien, la canción es muy bonita y la cantan bien, transmitiendo, y funciona». La cuenta atrás tanto para ellos, como para los representantes españoles, ya está echada.