Es noticia:

La cámara de ámbar, sobrevivió a la revolución rusa y llegó intacta a la Segunda Guerra Mundial.

La lujosa habitación que los nazis robaron a los rusos en San Petersburgo.

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El ámbar es una gema orgánica que, básicamente consiste en una resina densa, pegajosa y fosilizada, de origen vegetal.

En 1701 el escultor barroco Andreas Schülter diseñó “la Cámara de ámbar” también conocida como la octava maravilla del mundo para el palacio de Berlín de Federico I de Prusia.

La estancia sobrevivió, por sorprendente que pueda parecer, a la Revolución Rusa y llegó intacta a la Segunda Guerra Mundial. Durante la invasión nazi de Rusia, los alemanes desmantelaron la habitación y la rehubicaron en una de las habitaciones del castillo Köningsberg, actual Kaliningrado.