«South Park» se ríe del «oprimido» ultranacionalismo blanco de Estados Unidos

La ficción animada, que acaba de estrenar su vigesimoprimera temporada, apuesta nuevamente por la corrosiva crítica de la actualidad

«South Park»
«South Park» - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

En tiempos de Donald Trump, no sólo están proliferando nuevas series de corte militar o distopías que «presumen» de presentar un futuro peligrosamente cercano al presente («The Handmaid's Tale») sino también otras ficciones –previas a la elección del nuevo presidente de Estados Unidos– que han decidido incluir un mayor cariz político en sus nuevas tramas.

Es el caso de la desconocida «One Mississippi» (Amazon) o la archiconocida «South Park» (Comedy Central), cuya recién estrenada 21ª temporada parece tener un objetivo claro: criticar el ultranacionalismo blanco, visible en Estados Unidos. De hecho, el estreno de la nueva temporada el pasado 13 de septiembre fue su particular respuesta a la marcha convocada por un grupo supremacista y ultranacionalista blanco en Charlottesville (EE.UU.) durante el pasado agosto. En dicho episodio, el personaje de Randy Marsh tiene que hacer frente a qué significa «ser blanco» en el presente.

En la línea de «South Park» –desde su estreno en 2004– como crítica corrosiva a la actualidad, el segundo episodio de la nueva temporada muestra a un personaje asustado por la amenaza de bomba por parte de Corea del Norte. Asimismo, el continuo tuitear de Donald Trump ha sido objeto de risa.

Según informa «The Hollywood Reporter», el próximo episodio –se emitirá este miércoles 27– parece que continuará en su afán por criticar a un sector mayoritario de la población estadounidense como las personas blancas que, sin embargo, denuncian sentirse oprimidas. Tal es el caso del ficticio Randy Marsh, quien verá un anuncio de una página web que ayuda a los caucásicos identificar su genealogía. Esto les lleva a descubrir que tienen un pequeño porcentaje de minoría –étnica, racial, cultural–y por tanto, se sienten oprimidos.

comentarios