Premios Emmy

Los batacazos más sonados de la historia de los Emmy

El galeno más arisco de la televisión, un vanidoso publicista pegado a un vaso de whisky y un cigarro o los políticos más maquiavélicos y ambiciosos: los grandes olvidos de los Premios Emmy tienen nombre y apellido

Hugh Laurie, uno de los olvidados por los Premios Emmy
Hugh Laurie, uno de los olvidados por los Premios Emmy
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Ni rastro de «The Leftovers», una de las series más aclamadas del momento, ni de «Girls», y eso que ambas han echado el cierre este año. Pero estas series no son las únicas que se han llevado un batacazo en los Premios Emmy 2017.

A lo largo de la historia de estos galardones se han observado tendencias que dejan fuera a ficciones muy populares y bien recibidas por la crítica, cambios en el reglamento para escapar del dominio de las grandes cadenas de televisión y otras injusticias que claman al cielo.

Que una serie como «The wire», considera por muchos críticos como la mejor o una de las mejores de la historia, no tenga ni un solo premio Emmy en su vitrina pone en duda los criterios de unos galardones que nacieron para premiar la excelencia en la industria de la televisión. El crudo retrato del tráfico de drogas en Baltimore de David Simon solo recibió en sus cinco temporadas dos nominaciones, sin cosechar el galardón.

Hasta que llegó «Juego de tronos», con la que batieron el récord de nominaciones en los Premios Emmy, HBO había pasado bastante desapercibida. No solo «The wire» quedó en el olvido de estos galardones, también otras míticas series de la cadena que marcaron un antes y un después en la historia de la televisión. Todavía duele la omisión de «Oz», ficción que inauguró los dramas carcelarios tan de moda en la actualidad y que solo obtuvo dos nominaciones por reparto. Una sensación agridulce para la cadena estadounidense, que sin embargo sí cosechó victorias en estos premios con «Los Soprano» o «Deadwood», entre otras.

Protagonistas en el tintero de los Emmy

Destaca especialmente el olvido de los Premios Emmy a figuras reseñables que han acompañado al espectador durante años en la parrilla. Hugh Laurie, que durante ocho temporadas interpretó al carismático y hosco galeno en «House», ganó en 2006 y 2007 el Globo de Oro, pero el Emmy siempre se le resistió. Un caso similar al de Kevin Spacey con su maquiavélico Frank Underwood y Robin Wright, su esposa Claire en «House of Cards»; ambos recibieron un galardón por sus interpretaciones en los Globos de Oro pero fueron olvidados por los Emmy.

Jerry Seinfeld, uno de los personajes más conocidos de la ficción noventera, cuya sit-com llevaba por nombre hasta su apellido, también es uno de los grandes olvidados de la historia de los Premios Emmy. Pese a estar nominado en cinco ocasiones, se quedó en la butaca singalardón, viendo cómo sí lo recogían sus compañeros de reparto Julia Louis-Dreyfus y Michael Richards.

Pese al claro favoritismo que durante años ha cosechado la comedia «Modern Family» en este certamen, una de sus actrices principales, Sofía Vergara, solo ha recibido cinco nominaciones, ningún premio Emmy. Tampoco lo logró Michael C. Hall, el forense más sociópata de la televisión.

En la misma línea que la cafetera, Jon Hamm, que durante siete temporadas interpretó al vanidoso y mujeriego publicista Don Draper, obtuvo su ansiado premio Emmy en la despedida de la serie «Mad Men», en 2015, después de cosechar siete candidaturas sin galardón. Un recorrido similar, aunque sin premio, fue el de su compañera de reparto Elisabeth Moss, que hasta la fecha siempre se le resistió el Emmy, pese a su popular personaje en la serie de AMC y por su alabado papel en «Top of the lake».

La actriz tiene este año la oportunidad de romper el gafe con su papel protagónico en una de las revelaciones de la temporada, la distopía «The Handmaid's Tale», aunque algunos expertos opinan que sus creencias, la cienciología en la que ha sido criada, podrían ser un obstáculo entre Moss y el galardón.

comentarios