Actualidad

Pérez-Reverte escribe para Televisa la vida de «un narco del siglo XXI, de cuello blanco»

Los productores de «La reina del sur» preparan «El último dragón», que tendrá 80 capítulos

El escritor Arturo Perez-Reverte
El escritor Arturo Perez-Reverte - VANESSA GOMEZ

Sin tiempo ni para seguir el Mundial de Ajedrez, deporte al que es muy aficionado, Arturo Pérez-Reverte encontró ayer un hueco para atender a ABC. Los viajes han sido constantes en el último mes, ya que se encuentra inmerso en la promoción de «Falcó», su última novela, que versa sobre un espía asesino y amoral, pero a la vez simpático. Otro de sus personajes, con el que guarda ciertas similitudes, será convertido en telenovela por el gigante mexicano Televisa, que ya adaptó con éxito «La reina del sur».

El académico ha escrito 200 páginas de «El último dragón», que ahora se transformará en guión y narrará la historia de un narcotraficante «moderno, de tercera generación, un tipo que no anda por ahí con pistoleros ni cadenas de oro». El protagonista, cuenta Pérez-Reverte, «es alguien con estudios, formado, con carrera universitaria y contactos financieros en paraísos fiscales». «No toca la droga. Es como el banquero que mueve dinero sin verlo, un narco de cuello blanco, bien vestido, que no tiene nada que ver con la imagen clásica».

Ochenta capítulos

El proyecto se puso en marcha cuando Patricio Wills y la gente que produjo «La reina del sur» pidió al escritor otra historia. «Yo la tenía, se la conté, les gustó y la escribí. Con ella van a hacer una telenovela de 80 episodios, pero yo no escribo los guiones. Yo cuento historias, pero no soy guionista ni sabría cómo hacerlo».

El acuerdo entre Televisa y el autor ha sido posible gracias al buen resultado que consiguieron con «La reina del sur». «Me gustó muchísimo, aunque no lo que hicieron en España con ella. La original ha ido muy bien». En Antena 3, en cambio, «dieron una versión acortada, mutilada a una pequeña expresión. Quitaron justo la parte más interesante, que era la mexicana. Hicieron un desastre». Pérez-Reverte no esconde que era «una telenovela para público de telenovela, muy amplio, que no es el mismo que suele ver películas. Es algo distinto, muy eficaz, no una serie refinada». Además, remata, «Kate del Castillo estaba magnífica».

El escritor cartagenero niega que todas las adaptaciones de sus novelas en España hayan sido insatisfactorias. «También han hecho cosas buenas, como “El maestro de esgrima” o “La carta esférica”. Ha habido de todo», asegura. De «El último dragón», destaca la originalidad del enfoque, ya que «nunca se había retratado así a un narco del siglo XXI». ¿Más peligroso? «Sí, la vida ahora es muy compleja y todo pasa factura. Es un mundo de altas finanzas, con asesores fiscales, agencias tributarias, políticos corruptos...», nada parecido a Pablo Escobar, tan de moda gracias a la televisión. Reverte confiesa que no ha visto «Narcos», pero sí «Escobar». «Era extraordinariamente buena, con un magnífico actor colombiano. Ya no puedo imaginarme al personaje sin su rostro».

Fe en el proyecto

Ahora tiene gran fe en lo que puedan hacer con su texto. Patricio Wills y Televisa ofrecen una garantía muy alta. «Será una telenovela, evidentemente, pero tienen un sello de calidad que me ha animado».

Otro aspecto curioso y hasta paradójico, destaca, es que coincide con una radionovela que está preparando en América, también de narcos, dirigida por Guillermo Arriaga (exguionista de Alejandro González Iñárritu) y con Juan Echanove y actores mexicanos en un reparto de altura. Se titula «Bienvenido a la vida pelirosa» y habla de un profesor español de filosofía que viaja a México y se ve envuelto en una trama tragicómica. Casi recuerda a «Breaking Bad». ¿Le atrae de algún modo ese mundo, para insistir tanto? «En absoluto. Ni me interesa, pero me han pedido cosas de estas y ha surgido por casualidad».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios