Top

Actualidad

Otras ocasiones en las que «La que se avecina» recibió las críticas del público

Esta semana, los telespectadores acusaron de «homófoba» a la ficción de Telecinco

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
Navegue usando los números

Un polémico guión

T.C. - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Desde que se emitiera en televisión el primer episodio de «La que se avecina», las críticas a su polémico guión no han dejado de surgir temporada tras temporadas. Las controvertidas frases que cada episodio relata Jordi Sánchez, convertido en Antonio Recio, han levantado muchas ampollas.

La última surgió esta misma semana cuando el mayorista viajó a Rusia para hacerse con una vacuna que «cura la homosexualidad» para que su hija transexual Alba vuelve a ser Álvaro. La polémica acción llevó a los ofendidos a crear una petición en Change.org para que Telecinco cancelara la serie.

Alberto Caballero, creador de la comedia, contestó a todos aquellos molestos para recordar que todo es un crítica y que no debe entenderse como una ofensa.

Recordamos otras sonadas polémicas que rodearon a la popular comunidad de vecinos de «La que se avecina».

Otras acusaciones homófobas

T.C. - Actualizado: Guardado en: Actualidad

La de esta semana no ha sido la única ocasión en la que los seguidores de «La que se avecina» han acusado a la comedia de Telecinco de ser homófoba. En 2014, un episodio recogía en su trama una relación sentimental entre Fermín (Fernando Tejero) y Amador (Pablo Chiapella) que fue aplaudida y criticad a partes iguales. Unos defendían que se había convertido en el episodio más divertido en la historia de la serie, otros criticaban duramente su argumento por recoger estereotipos y tópicos del colectivo homosexual.

Enfermedad mental

T.C. - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Silvia Abril, que interpretaba a la hermana de Antonio Recio, también fue el centro de las críticas de los telespectadores en 2014. La visita del matrimonio de los ‘Cuquis’ a un centro psiquiátrico provocó que la Confederación Española de Agrupaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental tomara cartas en el asunto e hiciera pública una carta. «En la serie ofrecen una imagen cruel e injusta que se proyecta de las personas que tienen una enfermedad mental. Entendemos que hasta el momento no han sido conscientes del daño y sufrimiento que pueden causarle a las personas que han sido diagnosticadas con una enfermedad mental, que siguen un tratamiento y que se encuentran en proceso de recuperación. A través de su serie, hacen ver que se trata de personas perturbadas, peligrosas, impredecibles, temidos por el resto y que se convierten en un blanco fácil para la burla y la discriminación», dijo en uno de sus párrafos.

En esa ocasión, Alberto Caballero también quiso verter en Twitter su defensa asegurado que los personajes de «La que se avecina» «no existen» y que todo es fruto de la ficción. En varios tuits, Caballero aseguraba: «No pretendemos ofender a ningún colectivo, porque presuponemos la capacidad del espector para discernir entre realidad y ficción».

Más tarde, con sentido del humor, explicaba. «Esperemos que la trama de los extraterrestres no provoque un ataque alienígena a gran escala contra nuestro planeta. Nos sentiríamos fatal. Justo ahora que según Rajoy estamos empezando a salir de la crisis. Esto es como si las asociaciones de conserjes se quejasen porque con Coque damos la imagen de que son medio bobos, manipulables y no se les paga».

En este caso, Laura Caballero también se manifestó en redes agradeciendo a otros colectivos representados en la serie por no ofenderse con las tramas que recogen los episodios de La que se avecina: «Gracias a todas las asociaciones de abogados, mayoristas de pescado, inmigrantes, obesos, calvos, prostitutas, marujas, homosexuales... Por comprender que «La que se avecina» es ficción».

Toros

T.C. - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Fue en el año 2014 cuando «La que se avecina» creó una nueva polémica y levantó ampollas entre lo defensores de la tauromaquia. «Un topo, un torero león y un espetero a la fuga» recogió en sus escenas a Amador (Pablo Chiapella) disfrazado de torero y a Antonio Recio (Jordi Sánchez) de toro herido en una corrida. La escena de este último, en la cama con Cristina Pedroche, fue especialmente dura para los defensores de la tauromaquia que increparon a los hermanos Caballero, creadores de la serie, en redes sociales.

Como es habitual, la respuesta no tardó en llegar. En esta ocasión, fue Laura Caballero la encargada de dar explicaciones: «Siento a quien le escueza pero yo soy antitaurina... MUY antitaurina!!! Ea!!!».

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada
publicidad

comentarios