Top

Actualidad

Ocho cosas de Black Mirror que ya han sucedido en la vida real

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. 6
  7. 7
  8. 8
Navegue usando los números

La vida bajo la dictadura de las cinco estrellas

Escena de «Nosedive», episodio 1 de la tercera temporada-

Vivimos la era de las redes sociales, donde las opiniones de un desconocido tienen tanto valor como la del mayor experto. Esta época de democratización de «la verdad» encuentra en internet el lugar donde desarrollarse. Nadie va ya a un hotel sin mirar las estrellas que le han puesto otros usuarios, nadie se fía de un restaurante si no introduce el nombre en Google para ver los comentarios de antiguos comensales… y así con tantas y tantas transacciones, incluso las personales. No es raro buscar en Twitter a ese nuevo compañero que te han presentado. Por no hablar de las empresas: no contratan sin antes hacer un repaso de la vida digital del demandante de empleo.

Por eso el capítulo de «Nosedive» es tan impactante (sin spoilers). Evidentemente el final del capítulo es un exageración de lo que podría pasar, pero en toda caricatura hay una base de realidad. La búsqueda de “estrellas” y “me gusta” es hoy un objetivo en la vida de muchas personas.

Todo es viral a través del móvil

Escena de «White Bear», episodio 2 de la segunda temporada-

El mundo se ha convertido en un lugar de hombres y mujeres pegados a sus móviles. Gente que, como un acto natural, saca su teléfono para grabar lo que está viendo ante sus ojos antes de pararse a pensar qué está ocurriendo. En internet circulan decenas de vídeos de cámaras de vigilancia que muestran a ciudadanos que, nada más suceder un accidente, se ponen a hacer fotos en lugar de ayudar. O gente que sigue viviendo la realidad alternativa del interior de sus pantallas ignorando lo que sucede a su alrededor «físico» (hace dos años, en Lavapiés, dos agentes tuvieron que disparar al aire durante una trifulca callejera. Un vídeo mostraba cómo, en pleno momento de tensión, una chica con cascos y mirando la pantalla de su teléfono cruzaba entre el grupo violento sin percatarse de nada).

El capítulo «White Bear» es un reflejo de ese mundo (salvaje y violento, pero despojado del sentido de realidad) en el que la gente parece que lo que vive a través de la pantalla no tiene implicaciones en la realidad… Hasta que se cae la máscara.

Esclavos del mundo digital

Escena de «Fifteen Million Merits», episodio 2 de la primera temporada-

El capítulo «15 million merits» se ha valorado por su denuncia de los «reality shows» y la espectacularización del sufrimiento, pero más allá de eso aparece implícita una crítica al trabajo en el mundo digital. Ese en el que los resultados no se materializan en nada tangible.

El esfuerzo de los protagonistas de «15 million merits» se ve recompensado en forma de monedas de oro virtuales, a la manera de un videojuego, con el que luego tienen que lograr su sueño de ser los protagonistas de un «talent show». Un programa, por su puesto, en el que hasta el público se expresa a través de sus avatares digitales. Un proceso que en nuestros días, de minijobs y trabajo precario, algunas empresas realizan desde las redes sociales: ofrecen recompensas materiales a cambio de colaboraciones.

Nada se borra, todo se recuerda

Escena de «The Entire History of You», episodio 3 de la primera temporada-

La premisa de «The Entire History of You» da miedo desde el inicio: qué pasaría si todos y cada uno de nuestros recuerdos fueran almacenados para siempre tal y como lo vivimos a través de nuestros ojos. Una tecnología que, como ocurre en el capítulo, nos impediría seguir adelante para regodearnos siempre en el pasado. La evolución ha hecho que nuestro cerebro dulcifique el pasado. Algo que la tecnología no está dispuesta a aceptar.

«Recuerda cada momento». Ese es el lema de Narrative Clip, una empresa que fabrica minicámaras para llevar siempre y grabar todo lo que ocurre a tu alrededor para después almacenarlo. «Te permite acceder a tus fotos y vídeos en cualquier momento», presumen.

El populismo es un muñeco azul

Escena de «The Waldo Moment», episodio 3 de la segunda temporada-

Waldo es el protagonista más recordado de la serie Black Mirror. Insultante en sus respuestas, ofensivo, con comentarios misóginos, en contra del «establishment», querido por el ciudadano medio… No es Trump, es Waldo, una marioneta azul que se dedica a decir lo que muchos quieren oír. Populismo en su versión más radical.

Las cucarachas en la guerra también son humanos

Escena de «Men Against Fire», episodio 5 de la tercera temporada-

Los medios americanos han descrito el capítulo «Men against fire» como una denuncia de lo que puede llegar a convertirse la guerra en el futuro. Pero todo futuro tiene su base en la historia. La premisa de la que parte el capítulo no es otra que la de deshumanizar al enemigo, algo que se ha hecho en todas las guerras. Da igual que sea a partir de la tecnología más moderna o a través del discurso de los líderes políticos. El objetivo es el mismo: que los soldados maten al enemigo sin remordimientos.

Las redes sociales también extorsionan

Escena de «Shut Up And Dance», episodio 3 de la tercera temporada-

En el mundo de las redes sociales, compartir un contenido es un proceso tan natural como el de respirar. Por eso no se le da importancia: es algo automático que todo el mundo hace. Lo que ocurre es que muchas veces el usuario no es consciente de las implicaciones de compartir un contenido que pueda afectar a una persona anónima. Tan acostumbrados estamos a ver que lo que ocurre en la televisión no es real que pensamos que el protagonista de ese último vídeo que nos han pasado por Whatsapp tampoco lo es. Y sí que puede hacer daño. Y mucho. Ha habido decenas de noticias trágicas por la distribución de contenido que debía ser privado y que acaba en los teléfonos de todo el planeta. Campañas como la de # YoRespeto alertan tanto de este fenómeno como el capítulo de Black Mirror.

La muerte no es el final

Escena de «Be Right Back», episodio 1 de la segunda temporada-

Que la muerte no es el final es una premisa recurrente en los capítulos de Black Mirror. Hay varios ejemplos, como «Be Right Back» o «San Junipero», que desde premisas diferentes (pero todas basadas en la tecnología) apuestan por la inmortalidad del cerebro humano.

Ya sea con un programa que aprende del legado virtual de una persona para reconstruirla o con un método para que el cerebro siga vivo en un «paraíso» controlado por la tecnología, el guionista Charlie Brooker ha querido demostrar que nuestra mente puede sobrevivir lejos de nuestro cuerpo. Algo que, por extraño que pueda parecer, ya están haciendo algunas empresas. Por ejemplo LifeNaut, que a través de su programa Bina48 ha hecho realidad la premisa de «Be Right Back».

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada
publicidad

comentarios