Narcos T3

Narcos T3: El cártel de Cali, los capos que renacieron tras la sangrienta cacería de Pablo Escobar

La tercera temporada de Narcos se estrena el 1 de septiembre en Netflix

Pacho es uno de los cabecillas del cártel de Cali
Pacho es uno de los cabecillas del cártel de Cali - Netflix
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Ahora que la sangrienta cacería de Pablo Escobar ha terminado, la DEA centra su atención en la organización de narcotraficantes más rica del mundo: el cártel de Cali.

Dirigido por cuatro poderosos capos, este cártel opera de forma muy diferente al de Escobar, prefiriendo los sobornos a funcionarios y empleados del gobierno y manteniendo sus acciones violentas al margen de los titulares de la prensa.

[Consulta aquí el tráiler de la tercera temporada de «Narcos»]

Los integrantes del cártel de Cali escapan de las llamadas de atención de las que Escobar se enorgullecía, vanidoso, sabedores de que la discreción es un incentivo con el que escabullir las tretas de las autoridades sobre su negocio. Controlan los teléfonos, a la policía, las llegadas al aeropuerto... pero ¿serán capaces de burlar a la DEA?

En un vídeo de Netflix, Pedro Pascal, que vuelve a interpretar al agente Peña, asegura que esta nueva entrega va a ser «muy distinta». «Le cortas la cabeza a la serpiente y aparecen tres más (...) con los dientes más afilados», cuenta el actor.

En la tercera temporada de «Narcos», que se estrena el próximo 1 de septiembre en Netflix, se presenta a los herederos del narcotráfico en Colombia. Los hermanos Rodríguez, Pacho y Chepe, cuatro capos que asumen el control del cártel de Cali y continúan expandendo el negocio de la droga.

Eric Newman, productor ejecutivo de la serie de Netflix, habla sobre la irrupción de este cártel en el tablero del narcotráfico: «La caza de Pablo Escobar, su muerte, no afectó a la circulación de la cocaína». Damián Alcázar, que da vida a Gilberto Rodríguez reconoce por su parte que la organización que encabeza «está en la cúspide del éxito porque acaban de dar de baja a su enemigo número uno, que era Pablo Escobar». Aunque su posición se ve comprometida tras una operación de la DEA que puede determinar el destino del cártel de Cali.

Muriendo o matando, el juego comienza:

comentarios