Es noticia:
Manhunt: The Unabomber

La violenta cruzada del enloquecido Theodore Kaczynski, el terrorista neoludita

La serie «Manhunt: The Unabomber» cuenta cómo el agente Fitzgerald, del FBI, llegó a él a través de la lingüística forense

Paul Bettany interpreta a Unabomber en la serie de Netflix
Paul Bettany interpreta a Unabomber en la serie de Netflix
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Se ha estrenado al final del año, pero es una de las más interesantes del año. «Manhunt: The Unabomber» (Netflix) cuenta la investigación y detención de Unabomber, el terrorista neoludita que atentó durante los ochenta y noventa en Estados Unidos. Está muy bien interpretado por Paul Bettany, que desarrolla su aire intelectual. Unabomber no fue un terrorista más, ni un loco más, cuenta Hughes en su crítica de la serie. Su manifiesto tenía una extraña profundidad; un alma torturada porque los ruiseñores imitaban con su canto las alarmas de los coches.

La serie cuenta cómo el agente Fitzgerald, del FBI, llegó a él a través de la lingüística forense. Para perfilar su identidad sólo tenía unas palabras. La relación entre los dos es intrincada, psíquica, casi dependiente. La ficción regresa a los 90 y consigue algo: que esos años se vean realmente como otra época. Hay una distancia histórica, mental, que ya reconocemos.

Entre 1978 y 1995, Theodore Kaczynski se dedicó a librar una violenta cruzada contra la civilización industrial a través de paquetes-bomba que costaron la vida a tres personas y causaron mutiladoras heridas a casi treinta. Después de que se publicaran en la prensa sus anarquistas disquisiciones, el FBI pudo identificar y detener al leta terrorista anti-tecnología, un enloquecido matemático de Harvard que fue condenado a cadena perpetua, escribe Pedro Rodríguez.

El llamado «Unabomber», que antes de dedicarse al terrorismo llegó a formar del claustro de la Universidad de Berkeley, fue pronto diagnosticado como niño prodigio. Nacido en Chicago en 1942, este matemático fue sometido a los dieciséis años a un experimento del programa secreto MK ULTRA de la CIA para conocer su reacción ante situaciones de estrés postraumático cada semana durante tres años.

Con un futuro prometedor pero con pésimas calificaciones de sus alumnos, el preso 04475-046 decidió para sorpresa de todos renunciar a su puesto como profesor de la Universidad de California en Berkeley en 1962. Se retiró junto a su hermano David, cuya cooperación resultó decisiva para el FBI en su detención, a una remota cabaña en un bosque en Montana, donde comenzó una vida autosuficiente.

Desapareció el matemático Theodore Kaczynski y en 1978 nació Unabomber. Poco después empezó a enviar paquetes explosivos a universidades y líneas aéreas. El FBI vinculó su primer atentado, sin víctimas mortales, en mayo del 78 con el de Sacramento en 1985, donde sí hubo muertos, y abrió el caso del UNABOMB, acrónimo de UNiversity and Airline BOMbing. La motivación de este terrorista era acabar con la sociedad tecnológica, a la que culpaba de todos los desastres del mundo.