Actualidad

Lo que echamos de menos de «Sexo en Nueva York» en «Divorce»

La nueva comedia de Sarah Jessica Parker guarda algún parecido con la serie que la catapultó a la fama, pero no lo suficiente

Lo que echamos de menos de «Sexo en Nueva York» en «Divorce»

Sarah Jessica Parker ha vuelto al panorama televisivo tras pasar años dedicándose a las producciones cinematográficas. Tras su periplo por la gran pantalla, la actriz vuelve a su casa -HBO- para protagonizar una nueva comedia en la que interpreta a una mujer casada, primera gran diferencia de su personaje en «Sexo en Nueva York», y con dos hijos, aquí la segunda.

Frances, su personaje en la nueva «Divorce» que puedes seguir en España gracias al desembarco de HBO en nuestro país, es un mujer con ganas de vivir la vida y de encontrar a un hombre que pueda acompañarla. Tras años casada, su marido no comparte sus inquietudes y se encuentra atrapada en un matrimonio infeliz.

Las diferencias entre Frances y Carrie son muchas, y algunas son tan abismales que nos llevan a echar de menos aquel personaje que nos enamoró durante seis temporadas y dos películas en «Sexo en Nueva York».

Adiós, Manhattan

Quizá el gran cambio, y el más llamativo, que ofrece la nueva comedia de Sarah Jessica Parker en televisión es el escenario donde transcurre. Esta vez, la actriz se aleja del glamour y el estilo que le otorgaba su piso en la zona más bohemia de Nueva York para situarse en Westchester, un suburbio a las afueras alejado del glamour de Manhattan.

La esencia de «Sexo en Nueva York», esa forma de vivir la ciudad en compañía de sus amigas, dispuestas a comerse el mundo y hacer cualquiera que fuese su voluntad en ese preciso momento, desaparece en «Divorce». La vida de Frances está en marcha, ya no hay un camino por hacer, sino que la protagonista se enfrenta a la posibilidad de un cambio. Las fiestas, las charlas entre amigas han desaparecido para dar paso a la monotonía de un matrimonio que no convence a su protagonista. Aunque el nuevo personaje de Sarah Jessica Parker cuenta con una amiga íntima que bebe más de la cuenta y podría asemejarse a la explosiva Samantha, nada tiene que ver con el revolucionario personaje de «Sex and the city».

Todas estas diferencias hacen que «Divorce» sea una serie más alejada de «Sexo en Nueva York» de lo que jamás hubiésemos imaginado al conocer la vuelta de Sarah Jessica Parker a la televisión que sitúa a su lado a un hombre que nada tiene que ver con su anterior compañero de escenas.

Mr. Big es Mr. Medium

Poco o más bien nada tiene que ver el marido de Frances con Mr. Big, el gran amor de Carrie. El exitoso hombre de negocios que luce trajes caros, viaja en limusina y derrocha carácter en todas sus acciones, se convierte en un alguien más bien corriente que apenas llama la atención en sus escenas. Bautizado por The New York Times como Mr. Medium, Robert -interpretado por Thomas Haden Church- destaca por ser un hombre del montón que ve como su vida se desmorona pasados los cincuenta.

Los que tenían la esperanza de encontrar a la vieja Carrie en Frances tendrán que olvidarse de ello. La moda, el glamour, los zapatos y complementos que adornaban el persoanaje de la actriz en su primer gran éxito televisivo, dan paso al vestuario vintage que habita en el armario de su nuevo personaje en HBO. Definitivamente, Carrie Bradshaw no volverá.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios