¿Por qué La que se avecina sigue siendo un éxito imbatible tras diez años en parrilla?

Analizamos el imparable funcionamiento de la ficción de Telecinco, que lleva diez temporadas liderando el prime-time

«LQSA» nunca pasa de moda
«LQSA» nunca pasa de moda - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«La que se avecina» celebra sus diez años y su décima temporada en Telecinco por todo lo alto. La ficción creada por los hermanos Alberto y Laura Caballero —mentes pensantes también de su predecesora, «Aquí no hay quién viva»— vive en un oasis permanente, liderando el prime-time de la noche, cualquiera que sea, en que Telecinco decide emitirla y destrozando rivales semana a semana.

La cadena sabe que tiene una apuesta segura en la serie, que estrenó su nueva temporada el pasado miércoles 4 de octubre. Aquel día, pulverizó los registros de la gran apuesta de Antena 3, «Tiempos de guerra», y se mantuvo líder de la noche de los miércoles hasta que, a mediados de mes, la cadena la trasladó al lunes para hacer frente al esperadísimo retorno de «Operación Triunfo» a las noches de La 1.

Como era de esperar, la ficción no ha defraudado. Ha pulverizado los registros del concurso musical y este pasado lunes registró su segundo mejor registro de audiencia de la temporada (3.153.000 espectadores, un 21'5% de share), concentrando a más de un millón de personas frente al televisor que «O.T» (1.946.000).

Desconectar, descansar y reír

Y es que la serie creada por los hermanos Caballero no parece tener fecha de caducidad. Gran parte de culpa de ello la tiene su formato, que cuenta las disparatadas andanzas de la peculiar comunidad de vecinos de Mirador de Montepinar. Aventuras disparatadas y tan absurdas como entrañables, que hacen de la ficción de Telecinco todo un reclamo.

A ello, como no podía ser de otro modo, contribuyen sus marcados personajes, la evolución que estos sufrido a lo largo de la serie (casi siempre, a peor) y la admirable intepretación de los actores que los encarnan. De esta manera, la producción consigue que, cada día, millones de personas se sienten ante el televisor para no pensar en nada, desconectar y reír siguiendo las vivencias y ocurrencias de Antonio Recio (Jordi Sánchez), Amador Rivas (Pablo Chiapella), Fermín Trujillo (Fernando Tejero) y compañía.

Y es que para muchos espectadores, «LQSA» representa una manera de descansar por un rato de su vida diaria para disfrutar con las absurdas tropelías de una cuadrilla tan bizarra como divertida. Porque, al fin y al cabo, la serie es una parodia y una «caricatura de la sociedad actual», como reconoció Nacho Guerreros (que en la ficción da vida a Coque, el exconserje) en una reciente entrevista con ABC. ¿El secreto de su éxito? «Las historias», como señaló también a este medio Jordi Sánchez el pasado mes. «Hay un sinfín de personajes a los que puedes reconocer en 'La que se avecina'. Tu padre, tu tío, tu vecino... hay para elegir», explicó el actor, que en la ficción encarna a Antonio Recio.

Un reciclaje inmejorable

Sin duda alguna, otro de los grandes factores que contribuyen a que el producto nunca pase de moda responde a las constantes reposiciones que Mediaset, a través de «FDF», emite de la serie. Al mediodía, a última hora de la tarde y en las madrugadas, los espectadores pueden revivir las anécdotas de los moradores de Montepinar sin que se cansen de ello. A todo ello, también ayuda la posibilidad de poder ver los capítulos repetidos en la web de Mediaset y en las recientes plataformas en streaming y bajo demanda.

Este factor se hizo más latente que nunca con el estreno de la sexta temporada, que congregó frente al televisor a una audiencia de cerca de 5.400.000 personas con un 27% de share. Solamente un año antes, el último capítulo (emitido en pleno julio) de la quinta tuvo casi tres millones menos de espectadores (2.796.000). Gran parte de culpa de ello la tuvo el inmejorable reciclaje que Mediaset hizo del producto, que en ningún momento pasó de moda en las retinas y vidas de sus telespectadores.

Conviene también tener en cuenta, en este sentido, el éxito que la serie ha logrado despertar en el sector más joven de la sociedad. Un sesgo, por lo general, apasionado por el formato, a pesar de que este no esté diseñado para ellos.

«Aquí no hay quién viva» y saber reinventarse

Pero hay más, como las constantes evocaciones a «Aquí no hay quién viva» en un sinfín de situaciones o la capacidad de la ficción para reinventarse. Además, es clave esa capacidad que tienen los creadores para saber cuándo un personaje caduca o no funciona; y también para sobreponerse a la marcha de otros, que deciden dejar la serie, sin que apenas se note. Fundamental en ello es, como no podría ser de otro modo, cubrir esas bajas con fichajes de nivel y criterio. Por ello, no extraña el buen rendimiento que en estas últimas temporadas le están dando a la ficción los rostros de Fernando Tejero o Ernesto Sevilla, y más recientemente los de Loles León, Luis Merlo, Miren Ibarguren o el sorprendente Víctor Palmero.

Así las cosas, los hermanos Caballero han logrado darle forma a un producto de lo más perenne y que ha creado incluso éxitos musicales como el «Mandanga style», canción creada en un capítulo por Amador y su hermano Teodoro (Ernesto Sevilla) y que se ha escuchado hasta en discotecas. No es de extrañar, por ello, que canales de Portugal, Bulgaria o Latinoamérica hayan emitido la ficción en sus países y que Estados Unidos se esté planteando hacerlo. Al fin y al cabo, el éxito de la serie invita a ello.

comentarios