«La que se avecina» La nueva versión de Antonio Recio: «verdulero, no desenvaino habas»

Los vecinos de Montepinar se mudaron al pueblo de Amador y Teodoro, situado en Albacete

«La que se avecina»: 
La nueva versión de Antonio Recio: «verdulero, no desenvaino habas»
T.C. - Actualizado: Guardado en: Actualidad

(Contiene Spoilers) Este lunes, Telecinco emitió una nueva entrega de su exitosa serie «La que se avecina». Tras dejar en su último episodio a los vecinos de Montepinar sin casas pero con una suculenta compensación económica, el grupo de propietarios se dispuso a adquirir nuevas viviendas en otra promoción. Sin embargo, ante el temor de volver a ser timados por las constructoras, Amador propuso en el nuevo episodio trasladar a todos los propietarios a su pueblo en Albacete.

Instalados en Castilla-La Mancha, los vecinos de Mirador de Montepinar fueron reubicados en diferentes casas del pueblo donde, a cambio de realizar algunas tareas, podían quedarse durante los dos meses que duran las obras de rehabilitación de su edificio. En el reparto de casas, el matrimonio Recio acabó situado en una vivienda junto a un terreno en el que tenían que atender un huerto con hortalizas.

Al principio, el mayorista no parecía muy contento con su labor pero, acabó cogiéndole el gusto y se transformó en todo un profesional: «Antonio Recio verdulero, no desenvaino habas», dijo renovando una de sus frases más populares desde que diera comienzo en la serie.

Su buen hacer en el campo le llevó a un enfrentamiento directo con Fina, con la que acabó a tiros en pleno campo. Como siempre en «La que se avecina», la cosa acaba patas arriba.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios