Premios Emmy 2017

La vicepresidenta desastre

HBO convierte en sátira los entresijos políticos de la Casa Blanca y acumula doce Premios Emmy

La «Veep» Selina Meyer, dormida durante una reunión internacional
La «Veep» Selina Meyer, dormida durante una reunión internacional - Fotograma HBO
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

«House of Cards», «The Good Wife» y su spin-off «The Good Fight», «Homeland»… En la época dorada de las series de televisión, la ficción política lleva unos años viviendo su máximo esplendor. Los despachos -e incluso las alcobas-, de la Casa Blanca han supuesto un magnífico escenario para desarrollar complicadas tramas e intrigas, a caballo entre el drama y el suspense. Y entonces llegó «Veep», la comedia política políticamente incorrecta.

[Consulta aquí la lista de nominados a los Premios Emmy 2017]

Julia Louis-Dreyfus («Seinfield», «Las aventuras de Christine»), ganadora de cinco Emmys consecutivos a Mejor actriz en comedia por este papel, encarna a Selina Meyer, una irreverente vicepresidenta de Estados Unidos que rompe todos los esquemas de lo que se espera de un dirigente. Ególatra, malhablada y en ocasiones despótica con su desastroso equipo de asesores, esta desternillante sátira plantea el lado más humano de los políticos; el «detrás de las cámaras» profesional que ninguno querría mostrar.

Un guión actual, fresco y rápido, al estilo de «Modern Family», recurre al sarcasmo y a la ironía para retratar los procesos políticos del día a día en Washington DC desde un particular punto de vista: la realidad que nos llega a los ciudadanos frente a lo que pasa de verdad y no querrían que viéramos.

Habitualmente, la crudeza que caracteriza las altas esferas políticas se representa en formato drama. «Veep» prefiere narrar las luchas de poder a través de divertidas situaciones de enredo en las que cualquiera puede identificarse. Y por eso hace reír tanto. Además, la total libertad de movimientos del reparto durante el rodaje, así como sus altísimas dosis de improvisación, convierten la carcajada inesperada en algo natural.

El humor nunca ha estado reñido con el realismo. Si algo nos enseña «Veep» es que los políticos, antes de ser políticos, son humanos. Y no hay nada más humano que reírse de uno mismo.

comentarios