«Midnight, Texas», un descafeinado intento por resucitar el imposible cóctel de «True Blood»

La ficción estadounidense, protagonizada por un pueblo repleto de criaturas sobrenaturales, se estrena esta noche en SyFy España a las 22.00 horas

Escena de «Midnight, Texas»
Escena de «Midnight, Texas» - ABC
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Al visionar el primer episodio de «Midnight, Texas» (estreno en SyFy España este jueves 14 de septiembre a las 22.00 horas), uno entiende por qué la cadena de televisión estadounidense NBC decidió adaptar esta saga literaria homónima, escrita por Charlaine Harris, responsable también de las novelas que dieron pie a la serie «True Blood» (uno de los grandes éxitos comerciales de HBO). Estrenada en 2008, «True Blood» llegó a la pequeña pantalla en plena fiebre por el género vampírico gracias a (o por culpa de...) «Crepúsculo». Sin embargo, en pleno 2017, parece que «Midnight, Texas» llega tarde a un panorama televisivo que, en la última década, ha sido inundado por la fantasía y lo sobrenatural (Recordatorio: ¡«Sobrenatural» lleva en antena desde 2005!).

Pero «Midnight, Texas» recuerda más a otra ficción que se ha despedido recientemente de NBC: «Grimm» (disponible en Netflix España), la cual finalizó el pasado marzo tras seis temporadas. Si en «Grimm», su protagonista es un detective de homicidios, capaz de reconocer a toda clase de criaturas sobrenaturales; en «Midnight, Texas», es un médium llamado Manfred Bernardo (François Arnaud), capaz de hablar con los muertos (la protagonista de «True Blood», por ejemplo, tenía la habilidad de escuchar la mente de las personas).

El punto de partida de «Midnight, Texas» sitúa a su protagonista intentando huir de su pasado (es de prever que tal secreto juegue un rol importante en venideras entregas). Aconsejado por su propia abuela (spoiler: ya fallecida), el protagonista acaba buscando refugio en un pueblo llamado «Midnight», una especie de portal con el más allá. Será allí donde encuentre una peculiar comunidad de vecinos que pueda ayudarle: un vampiro, una bruja, un ángel caído, un demonio, un cambiaformas, etc. Criaturas sobrenaturales que «True Blood» ya explotó durante siete temporadas asi como otras series, desde la archiconocida «Crónicas vampíricas» hasta la desconocida «Lost Girl», pasando por las recientes «From Dusk Till Dawn: The Series», «Teen Wolf», «Hemlock Grove», «Wynonna Earp» y «Van Helsing». Quizás la comparación más evidente entre «True Blood» y «Midnight, Texas» sea su ubicación en un recóndito pueblo (de Luisiana nos desplazamos a Texas), habitada por seres marginales de la sociedad.

Escena del piloto de «Midnight, Texas»
Escena del piloto de «Midnight, Texas»- NBC

Es evidente que esta nueva serie ha sido concebida para ser emitida en una cadena en abierto (NBC) por lo que se exprimen al máximo los 40 minutos para desplazar al protagonista al pueblo, presentar el gran misterio (¿Quién ha matado a una de sus habitantes?) y a su extenso elenco de personajes. La serie, al querer presentar todas las piezas del tablero en tan poco tiempo, incluso se atreve a desvelar muchas de las verdaderas identidades de sus personajes. En el caso de «True Blood», los espectadores tenían que esperar episodios para descubrir qué tipo de criatura fantástica se escondía detrás de de alguno de sus aparentemente normales habitantes.

Sin embargo, mientras «True Blood» contaba con el beneplácito de emitirse en un canal de pago (ergo, posibilidad de mostrar escenas con mayor violencia, sexo e insultos), no se tomaba muy en serio y, al menos, en su primera temporada, servía como alegoría del racismo y la homofobia (los vampiros eran los nuevos negros), «Midnight, Texas» se limita a ser una serie ligera de tintes sobrenaturales (y efectos visuales decentes) con un misterio trillado (chica guapa muerta que esconde secretos) e intérpretes de buen ver (por ahí pulula el fornido de Dylan Bruce, conocido por «Orphan Black»). Está por ver si la serie logra marcar la diferencia en sus próximos nueve episodios, y apuesta por la trama serializada o un carácter más autoconclusivo.

comentarios