Las sospechas por el error fatal en los Oscar apuntan a dos trabajadores de PriceWaterhouseCoopers

Martha Ruiz y Brian Cullinan hacen el recuento de votos y entregan en mano los sobres de los ganadores a los presentadores. Uno de ellos pudo provocar el despiste que hizo a «La La Land» ganadora de mejor película... durante unos segundos

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Pisan la alfombra roja, saludan a los actores y posan ante los fotógrafos con sus preciados maletines. Martha Ruiz y Brian Cullinan, dos empleados de la consultora PriceWaterhouseCoopers, viven como grandes estrellas la gran noche de los Oscar. Son los encargados de llevar hasta el Dolby Theatre de Los Angeles los sobres con los ganadores. Sonríen ante las cámaras, muestran los maletines y se dejan llevar por el aplauso entusiasta de los seguidores que se acercan a los alrededores del teatro para vivir la gran noche del cine. Martha y Brian, además, poseen el secreto más valioso: conocen los nombres de los ganadores antes que cualquier otra persona.

Ambos son los responsables designados por la famosa empresa de consulta para hacer el recuento de votos y mantener bajo absoluto secreto el resultado de las votaciones de los más de cinco mil académicos que conforman la Academia de Hollywood. Para conseguirlo, según Los Angeles Times, se encargan de entregar personalmente los sobres a cada presentador durante la ceremonia. Todo parece indicar que uno de ellos cometió el fatal error de entregar a Warren Beatty y Faye Dunaway el sobre de mejor actriz en vez de el de mejor filme en el momento cumbre de la gala, lo que provocó que durante unos segundos se anunciara a «La La Land» como la vencedora en lugar de «Moonlight».

¿Cómo es posible que se diera este fatal error? Los académicos votan a través de correo electrónico en las 24 categorías que conforman los Oscar. Una vez que se ha cerrado el plazo y todos los votos han sido emitidos, ambos comienzan el recuento. Pese a que la votación se hace por ordenador, Martha Ruiz y Brian Cullinan imprimen todos los votos y los cuentan manualmente. «Así nos aseguramos de que ningún sistema informático contenga los resultados y que seamos nosotros solos quienes los custodiamos», relataban hace unos días a los medios de comunicación.

Otros tres o cuatro empleados más de PriceWaterhouseCoopers ayudan a Ruiz y a Cullinan en la ardua tarea de contar cada voto, pero solo tienen permitido acceder a una pequeña fracción de todas las papeletas para evitar que conozcan el resultado. Tal como afirman, el recuento se hace hasta dos y tres veces para evitar cualquier error. Después, ambos memorizan los ganadores para evitar que cualquier documento pueda caer en manos equivocadas y guardan el nombre de cada ganador en su respectivo sobre.

El día del evento, los dos empleados recogen los sobres en sus maletines y toman dos rutas diferentes para llegar al teatro Dolby. Así, si alguno se retrasa o sufre algún percance, al menos el otro llegará a tiempo para revelar quiénes se van con la codiciada estatuilla. Después, tras desfilar por la alfombra roja, cada uno se sitúa en uno de los dos extremos del escenario para entregar en mano el sobre al presentador que dará a conocer el ganador en cada una de las categorías. Un proceso que se repite durante toda la noche hasta la entrega del Oscar a mejor película.

Y ahí es cuando ocurrió este año el desastre. Leonardo DiCaprio acababa de entregar el premio de mejor actriz a Emma Stone («La La Land»). Justo después, Warren Beatty y Faye Dunaway salían para dar a conocer quién ganaba el mayor premio: mejor filme. Beatty abrió el sobre y se dio cuenta de que ponía de nuevo Emma Stone. Dudó, sonrió, lució una mirada dubitativa. No sabía qué hacer. Casi como quitándose el marrón de encima, se lo pasó a Faye Dunaway y ella leyó «La La Land», que también aparecía en la tarjeta como película de la premiada Stone.

El equipo del filme de Damien Chezelle, que cumplía así los pronósticos, subió a agradecer el premio tras el anuncio. Fue entonces cuando Martha Ruiz y Brian Cullinan se dan cuenta del error y a través de un técnico hacen llegar el sobre correcto donde pone que «Moonlight» es la ganadora real. «El Oscar no es para nosotros, es para 'Moonlight'», dijo uno de los productores de «La La Land». Las caras de su equipo se volvieron todo un poema mientras que los responsables de «Moonlight» se levantaban de sus asientos con claros gestos de incredulidad.

¿Por qué hay dos sobres de mejor actriz y por qué se dio esa equivocación? Martha Ruiz y Brian Cullinan no conocen hasta minutos antes el orden de premios y sus presentadores. Por tanto, los dos llevan en sus maletines los sobres con los 24 premios de la noche y cada uno se sitúa en uno de los dos extremos del escenario por donde los presentadores deben pasar antes de salir ante el público. De ahí que hubiera dos tarjetas con el premio de mejor actriz. Presumiblemente, uno de los dos pudo equivocarse al dar el sobre de mejor película, entregando de nuevo el de mejor intérprete femenina, y Faye Dunaway leyó el título de la cinta que aparecía sin darse cuenta de que no era el sobre de la categoría que debía anunciar.

PricewaterhouseCoopers (PwC), que lleva ocho décadas recibiendo, contabilizando y velando los votos de los Oscar, ha lamentado ya el error y ha abierto una investigación. «Pedimos perdón sinceramente a 'Moonlight', 'La La Land', Warren Beatty, Faye Dunaway y a los espectadores por el error que fue cometido durante el anuncio del Óscar a la mejor película", expresó el comunicado. Tal como confirma la empresa, los presentadores recibieron «erróneamente» un sobre de la categoría equivocada. «Estamos investigando cómo pudo suceder esto y lamentamos profundamente sucedido», indicó la nota de la auditora, que agradeció la «elegancia» con la que los nominados, la Academia de Hollywood, la cadena televisiva ABC y el presentador de la gala Jimmy Kimmel «manejaron la situación».

Para Brian Cullinan, este ha sido su cuarto año ejerciendo la tarea de contabilizar los votos y entregar los sobres de los ganadores y para Martha Ruiz, el tercero. «Cada uno da al presentador el sobre que le corresponde. No parece una tarea muy complicada, pero tienes que asegurarte de que le das el correcto», explicaba Brian hace unos días en una entrevista que recogía la Academia. Es muy probable que, para su desgracia, uno de los dos cometiera el error fatal que convertirá la 89 edición de los Oscar en una de las más recordadas de la historia.

Martha Ruiz y Brian Cullinan, con los sobres de los ganadores
Martha Ruiz y Brian Cullinan, con los sobres de los ganadores- ABC

comentarios