Hollywood aparca por un día la polémica en los Oscar honoríficos

Donald Sutherland, Agnès Varda, Charles Burnett y Owen Roizman fueron homenajeados, e Iñárritu recibió un premio especial

Agnès Varda recibió el Oscar honorífico de manos de Angelina Jolie
Agnès Varda recibió el Oscar honorífico de manos de Angelina Jolie - AFP
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Hollywood dejó de lado, por unas horas, los escándalos por los abusos sexuales que en las últimas semanas han oscurecido su universo cinematográfico. Lo hizo durante la gala de los Oscar honoríficos, que la Academia entregó el sábado en Los Ángeles a Donald Sutherland, Agnès Varda, Charles Burnett y Owen Roizman, y en la que Alejandro González Iñárritu recibió un premio especial. Además de los homenajeados, por la alfombra roja desfilaron Jennifer Lawrence, Angelina Jolie, Emma Stone, Dustin Hoffman (hace unos días, ha vuelto a salir a la luz la acusación de abuso contra él que Meryl Streep hizo en 1979), Jake Gyllenhaal, Colin Farrell, Tom Hanks, Steven Spielberg, Justin Timberlake, Robert Pattinson, Margot Robbie, Jessica Chastain o Hugh Jackman, entre otros, y ninguno hizo mención a la polémica que rodea a la industria.

Pese a poseer una filmografía en la que figuran más de 140 películas –entre ellas «Doce del patíbulo» o «Gente corriente»–, y haber trabajado con Fellini, Bertolucci o Altman, Donald Sutherland (Saint John, Canadá, 1935) no ha ganado nunca un Oscar. «Esto es muy importante para mí, para mi familia. Me gustaría dar las gracias a los personajes que he interpretado, por haber formado mi vida», aseguró. Jennifer Lawrence, que le entregó la estatuilla, dijo que el trabajo de Sutherland «es la magia del cine en su mejor versión».

Momento divertido

Angelina Jolie presentó a la cineasta Agnès Varda (Ixelles, Bélgica, 1928), que recibió el Oscar en reconocimiento a una carrera que comenzó con la «nouvelle vague» en los años 50 y 60, y entre cuyos filmes destacan «La Pointe Courte», «Cleo de 5 a 7» y «Sin techo ni ley». Las dos protagonizaron uno de los momentos más entrañables de la noche, con un divertido baile sobre el escenario. «He recibido muchos premios, pero aquí, en la meca de Hollywood, he recibido el mejor», confesó.

El director afroamericano Charles Burnett (Vicksburg, Misisipi, 1944) aprovechó su discurso para destacar los desafíos que tuvo que afrontar para contar historias sobre su comunidad, mientras que Owen Roizman (Brooklyn, 1936), que contó con Dustin Hoffman como anfitrión, reconoció que el momento significaba «mucho para él». Por su parte, Alejandro González Iñárritu (Ciudad de México, 1963) fue galardonado con un premio especial por «Carne y arena», una pieza de realidad virtual sobre la inmigración ilegal en EEUU. «Se lo dedico a los millones de inmigrantes en el mundo a los que se les ha negado su realidad, secuestrada por la política y las ideologías que no dejan ver al mundo lo que les está pasando», dijo el cineasta, que ya tenía en su haber cuatro Oscar.

comentarios