Actualidad

Yvonne Blake: «Nos sentimos muy castigados porque nos dejan fuera de la bajada del IVA»

La nueva presidente del organismo cinematográfico da sus primeros pasos entre esperanzada y agobiada

Yvonne Blake: «Nos sentimos muy castigados porque nos dejan fuera de la bajada del IVA»
JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Madrid - Actualizado: Guardado en: Actualidad

Cuatro Premios Goya y un Oscar ganados. Yvonne Blake, figurinista, no es una desconocida en el mundo del cine. Sin embargo, lleva mes y medio como presidenta de la Academia del Cine y da la sensación (como todos los que acceden al puesto) de que no se esperaba lo que se ha encontrado.

—¿Ha sido para tanto?

—Lo que me he encontrado ha sido un auténtico caos. Aún estamos descubriendo cosas, pero en general es bastante caótico todo

—¿En qué sentido?

—Sobre todo a nivel de finanzas. El estado es preocupante. Es que no tenemos dinero. Tenemos que contratar un director general porque el descontrol que tenemos es grande. Hay que reorganizar la Academia para reducir gastos y generar ingresos.

—Tenían un director general, Porfirio Enriquez, y le echaron. ¿Por qué?

—No hizo una buena gestión. Hizo cosas sin consultar a la Junta directiva. Fue la manera de hacer cosas sin avisar. No hablo de fraude, sino que hizo trámites sin consultar cuando no teníamos fondos para hacerlo. Pero nadie ha metido la mano en la caja.

—¿Como quiere reorganizar esto?

—Sobre todo agilizar la Academia. No hacemos ni la mitad de las cosas que podemos hacer. Queremos que este sea un espacio abierto, como se hace en Francia y Gran Bretaña. Que se hagan coloquios, conferencias, que esto se llene de gente.

—¿Como va a rejuvenecerla?

—Antes teníamos una norma y es que solo podía ser de la Academia un director que hubiera hecho tres películas, pero hoy en día que un director haga tres películas es casi un milagro, así que con una ya vale.

—¿Habrá cambio de los Estatutos?

—Sí porque algunos son un poco rígidos, como el de las entradas de los miembros. Eso vamos a arreglarlo.

Antonio Resines, su predecesor, nos dijo el otro día que una de las cosas a cambiar era la relación entre la presidencia y la Junta directiva, en el sentido de que no era necesario consultarle todo porque entonces ¿para que quieren un presidente?

—Ya, pero de lo contrario ¿para qué queremos una Junta directiva? Yo creo que hay que buscar un término medio y que las cosas importantes sí hay que consultarlas. Por ahora nuestras reuniones no han sido conflictivas, sino muy creativas. Nos vemos cada dos semanas y si en medio tenemos que tomar una decisión rápida tenemos un Comité Ejecutivo para hacerlo.

—¿Ya ha hablado con alguien de la Administración?

—El único que me ha llamado y con el que hemos tenido alguna reunión ha sido con Rafael Hernando, del PP.

—¿Y cómo le ha ido?

—Bien, ha sido muy amable. También hablé con otros dos miembros del PP y hemos mandado mensajes al resto porque quiero reunirme con todos.

—¿Y que impresión le han dejado?

—Todos son muy simpáticos, pero luego nadie hace nada. Nosotros teníamos un presupuesto anual de 80.000 euros y lo que han hecho este año ha sido quitarnos 10.000. Todos dicen que entienden tus problemas y que los quieren arreglar pero luego nada. Yo lo sé, sé que para ser político tienes que ser encantador, es parte de su trabajo.

—Parece que no se portan muy bien con ustedes.

—Da la sensación de que nos tienen arrinconados, olvidados, y yo no lo entiendo porque nos están arruinando cuando resulta evidente que la Cultura hay que cuidarla.

—El otro día dijeron que iban a bajar el IVA al 10 por ciento, pero solo para los espectáculos en directo.

—Sí, nos han vuelto a excluir. Nos sentimos muy castigados y me parece muy triste. Hay mucha gente sin trabajo y todo está relacionado con el IVA. El mismo Hernando me dijo que para el cine aún no lo van a cambiar.

—Usted era partidaria de un Ministerio de Cultura único.

—Pues no ha podido ser. Ya le dije al ministro que tenía demasiados sombreros: Educación, Deportes, Portavoz, Cultura... Así todo es más difícil.

—Cambiando de tercio, han vuelto a contratar a Dani Rovira para los Goya.

—Nos pareció genial porque le queremos mucho. Es tan divertido, tan original y tiene tanto carisma con la gente. Eso sí, hay que recortar el tiempo, que no se den tantas gracias en los premios concedidos. Esto es televisión...

—¿Cómo ve el futuro?

—Seguimos haciendo cine y de gran calidad porque hay mucho talento, pero no tengo mucha fe en esta Administración. Necesitamos dar otro paso más adelante y que se preocupen de verdad por la Cultura, que se den cuenta de que es la imagen de España, y eso hay que cuidarlo, y mucho. Es que parece que no aman la Cultura. Siempre tienes la sensación de ser el patito feo, lo que me parece muy injusto porque la Cultura es lo más importante que debe tener un país porque un país sin Cultura no tiene nada que ofrecer. No hacerlo es pegarse un tiro en el pie.

—Es algo que no sucede en Gran Bretaña o Francia.

—Con el agravante de que tenemos las galerías y museos más importantes del mundo. Tenemos tanto para ofrecer. Podíamos hacer lo mismo para teatro, cine, ballet, ópera... Invertir más dinero en esto en vez de invertirlo en armas, por ejemplo. Es muy injusto, pero espero que esto vaya a cambir porque la Cultura es el espejo de España.

—A todo esto y a nivel personal ¿cómo se ha visto metida en este embrollo?

—Esto es muy difícil, aunque me encanta el despacho (dice entre risas). La primera semana mi marido casi me deja porque no le gustó nada la idea. Me dice cosas como «desde que eres presidenta se come fatal en esta casa» (más risas).

—Y además no le dará tiempo para hacer otras cosas de lo suyo, de figurinista específicamente

—Es un poco triste porque sí que he tenido proyectos encima de la mesa, aunque también es verdad que aún no están aprobados porque se sigue buscando financiación para hacerlos. Tampoco los he rechazado porque nunca se sabe qué va a pasar. Además, estar aquí es algo brutal. No se cobra pero estoy aquí desde la mañana hasta muy avanzada la tarde y de vez en cuando tengo algún día libre. Me dicen que es solo al principio pero me da que no va a ser así. Creo que me están engañando. Lo que pasa es que me gusta, estoy encantada de hacer esto, sobre todo porque tengo una larga relación con la Academia desde que empezó. Soy su miembro 138, con eso le digo todo. Le tengo mucho cariño y creo que podemos hacer cosas muy importante.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios