El New York Times destapa el historial de supuestos acosos sexuales del productor Harvey Weinstein

Las acusaciones sobre el productor van desde sus días de gloria al frente de Miramax, en la década de 1990, hasta otras más recientes, efectuadas en 2015

La abogada del productor asegura que mucha de las acusaciones son falsas
La abogada del productor asegura que mucha de las acusaciones son falsas - REUTERS
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El diario The New York Times ha destapado el historial de acosos sexuales supuestamente cometidos durante décadas por el productor Harvey Weinstein, uno de los más conocidos y poderosos de Hollywood.

El rotativo dice que cuenta entre sus fuentes con «docenas» de testimonios pertenecientes a antiguos y actuales empleados, que no han dudado en dar detalles sobre el comportamiento de Weinstein, que habría llegado a acuerdos extrajudiciales con al menos ocho mujeres, incluida la actriz Rose McGowan.

«Admito que la manera en la que me he comportado con colegas en el pasado ha causado mucho daño, y sinceramente pido perdón por ello. Aunque estoy tratando de mejorar, sé que tengo mucho camino por delante», reconoció el propio Weinstein en un comunicado remitido al periódico.

«Quiero una segunda oportunidad en la comunidad, pero sé que tengo que trabajar y ganármela», apuntó el productor, que reconoció que lleva tratando de corregir su forma de actuar desde hace diez años con terapia.

Las acusaciones sobre el productor van desde sus días de gloria al frente de Miramax, en la década de 1990, hasta otras más recientes, efectuadas en 2015.

El diario relata que hace 20 años Weinstein invitó a la intérprete Ashley Judd al hotel Peninsula, en Beverly Hills (California), a lo que la actriz pensaba que sería una reunión de negocios.

A Judd la dirigieron a la habitación de Weinstein, donde el productor, vestido solo con una bata, le preguntó si quería un masaje en el cuello o si prefería verle mientras se duchaba.

En 2014, Weinstein invitó a Emily Nestor, una exempleada de su compañía, The Weinstein Company, al mismo hotel que a Judd. Allí le dijo que si aceptaba sus pretensiones sexuales avanzaría en su carrera.

Un año después, de nuevo en el Peninsula, una asistenta de Weinstein recibió la orden de dar un masaje al productor mientras se encontraba completamente desnudo, lo que dejó a la mujer «llorando y desconsolada». «Hay un ambiente tóxico para las mujeres en esta compañía», afirmó Lauren O'Connor, compañera de esa mujer en la empresa.

No obstante, Weinstein, a través de su abogada, Lisa Bloom, dijo que muchas de las acusaciones son falsas y prometió presentar una demanda contra el periódico.

Weinstein ha dejado su estampa en el cine gracias a películas como «Sexo, mentiras y cintas de vídeo», «Pulp Fiction» y «El indomable Will Hunting», entre otras.

comentarios