Es noticia:

Rusia prohíbe el estreno de una película satírica sobre la muerte de Stalin

«La muerte de Stalin» está protagonizada por Steve Buscemi, Rupert Friend y Jason Isaacs

Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

El Ministerio de Cultura de Rusia prohibió el martes el estreno de la película satírica sobre la muerte del líder soviético Josef Stalin a causa de las críticas de los comunistas y otros de que la producción franco británica se burló de la historia de Rusia. El ministerio declaró que rescindía el permiso que habría permitido que la película «La muerte de Stalin», del escritor y director escocés Armando Iannucci, se proyectara en las salas rusas. Su estreno en Rusia estaba programado para este jueves.

Con esta reacción del ministerio refleja la admiración que muchos en Rusia todavía tienen por Stalin a pesar de las brutales purgas del dictador que supuesieron la muerte de millones de personas así como también el nerviosismo que el gobierno siente ante la historia de su propio país.

«Esta es una 'comedia' viciosa y absolutamente inapropiada que borra la memoria de nuestra gente que derrotó al nazismo», dijo un grupo de figuras culturales rusas en una carta al Ministerio de Cultura, publicada por agencias de noticias rusas. «El lanzamiento de la película en vísperas de las celebraciones que conmemoran el 75 aniversario de la batalla de Stalingrado es un escupitajo para todos los que murieron allí», continúa.

La legisladora comunista Elena Drapeko denunció la película como una «provocación, un intento de convencernos de que nuestro país es horrible, las personas son idiotas y nuestros gobernantes son tontos». Mientras que Vladislav Kononov, director ejecutivo de la Sociedad Militar-Histórica de Rusia, ha calificado a la película de «repugnante». «Es una abominación e inmundicia», dijo Kononov a la televisión RT financiada por el estado. «Todos los personajes son retratados como idiotas. Podrían haber sido tiranos, pero no eran idiotas. Así es como Occidente ve a nuestra gente».

Las encuestas de opinión muestran que Stalin, quien dirigió la Unión Soviética desde 1924 hasta su muerte en 1953, sigue siendo ampliamente venerado en Rusia, donde muchos realzan que desempeñó el papel desempeñó para llevar al país a la victoria en la Segunda Guerra Mundial y convertirlo en una superpotencia nuclear.

El presidente Vladimir Putin ha adoptado una actitud cautelosa sobre el papel de Stalin en la historia de Rusia ya que ha denunciado las purgas, pero también enfatizando los logros de la era soviética.